El vicepresidente del dictador Romeo Lucas García tomó una decisión valiente y renunció para no compartir la responsabilidad de lo que consideraba insoportable. Huevudo y no quejoso, así lo recuerda la historia. Francisco Villagrán Kramer. 40 años pasaron y regresamos a las mismas tácticas contrainsurgentes y usted apaña lo actuado si permanece en el cargo. Póngase los pantalones y no será recordado como “el segundo hijueputa”.

Giammattei no solo ignora al pueblo sino lo reta al poner al frente de su gobierno a la Organización de Estados Americanos (OEA), a su ministro de finanzas que le “pela” el pisto del pueblo, al ministro de gobernación que le “pela” los derechos humanos. Insiste en hacer lo mismo, reunirse con los mismos y justificar lo que hace. Entienda señor, el problema no es el presupuesto, eso fue ampliamente discutido en más de 100 audiencias y aun en contra de la opinión general lo aprobaron.

El problema es la forma de gobernar, a espaldas del pueblo. Ni siquiera ofrece cerrar el Centro de Gobierno, creado para complacer un capricho.

Ignore a sus financistas, ya es usted presidente. Dentro de 2 años ni lo van a voltear a ver, ya lo habrán utilizado. Dijo en su campaña “no quiero ser recordado como un hijueputa más”, pero no nos dijo como SÍ quiere ser recordado. ¿Como el defensor del statu quo y los pactos que impiden el desarrollo del país?

Defendiendo a los mismos para los mismos, vaya legado.

#BASTAYA