Por medio de las diabólicas vías de comunicación digital e instrumentos de espionaje del Imperio (WhatsApp-Facebook) se difundió la noticia entre habitantes de la frontera México-guatemalteca de Malacatán, San Narcos, que en la gigantesca hermana república mexicana estaban vacunando a cualquier persona mayor de cincuenta años, sin importar su nacionalidad. Ni lentos ni perezosos, varios truchitas fronterizos acudieron al llamado de Dios porque nada se “perdía con intentar”, y al cabo de tres horas recibieron la primera dosis.

Empero mas sin embargo, cuando uno llama a la embajada de México en Guatemala, los funcionarios dicen no tener “pinche” idea de que tal cosa (la inmunización a extranjeros), esté sucediendo, ni saben quién chingados lo autorizó, pero sugieren hablar con el Instituto Nacional de Migración de Chiapas “porque ellos sí deben tener ese dato”. Qué talito…

El medio guatepiorteco “Ojoconmipisto”, hizo todo lo posible por averiguar con varias entidades del Estado mexicano (que se iban pasando la bolita unos a otros), sin hallar respuestas sobre este curioso fenómeno de solidaridad fronteriza.

“Yo solo di mi fecha de nacimiento y me preguntaron si tenía documento mexicano de identificación. Dije que no, me inyectaron y luego me dieron una constancia para regresar en un mes por la segunda dosis”, declaró un ciudadano malacateco para el medio antes referido. Esta persona entraba en el rango de edad de la tercera etapa de inmunización, que empezó el 3 de mayo en el estado de Chiapas, México, donde así de fácil, gracias a la voluntad política de un país preocupado por sus habitantes, llegaron 62 mil y pico de dosis marca Pfizer…

Por supuesto, si uno llama al Ministerio de Salud de Guatepior, estos funcionarios tampoco tienen conocimiento de qué carajos está pasando con este fenómeno. Ni siquiera hay datos sobre el mismo. A lo sumo, recibiríamos una respuesta típica de república bananera, como la de Pedro Muñoz, portavoz interino de esa cartera: “si tienen la oportunidad y recursos para hacerlo en el extranjero es algo bueno porque así tenemos a cada vez más personas inmunizadas”.

San Narcos y Huehuetenango son los dos departamentos fronterizos con Chiapas. El primero tiene seis municipios limítrofes, mientras el segundo tiene siete. Todos se encuentran en alerta roja o anaranjada según el semáforo vigente del Ministerio de Salud. ¿Creen que es hora de entregarnos al pánico? Yo diría que sí.