Ciudad de Nueva York. Fotografía de Eduardo Say

Todos alrededor del mundo estamos viviendo un escenario completamente irregular, en la mente de nadie pasó que llegaríamos a vivir momentos de zozobra y sufrimiento como estos.

Es oportuno que adquiramos conciencia de la gravedad de la situación, no es broma lo que está sucediendo en el mundo entero, y tampoco es sensato que muchas personas se puedan contaminar por la despreocupación o imbecilidad de algunos que no han visto con la seriedad del caso cómo esta emergencia merece ser tratada.

Considero que el presidente Alejandro Giammattei está liderando muy bien la situación, aunque hay personas que lo han cuestionado y criticado simplemente porque no les llega, quizá por diferencias ideológicas, pero creo que no es el momento para perdernos en esas nimiedades. Me pregunto si en lugar del actual presidente estuviera Sandra Torres gobernando o qué hubiera pasado cuando Jimmy Morales ejerció la presidencia. Lo dejo a su imaginación.

Me parece bien que algunas empresas estén haciendo donaciones de todo tipo para la implementación de los hospitales temporales que está construyendo el Gobierno, pero ojalá que esas ofrendas no vayan a servir de coacción y en el futuro le exijan al Gobierno que les devuelva esas ayudas, porque esto sería lo más ruin de su parte, sacar ventaja económica valiéndose de la crisis.

Esta semana, me ha llamado la atención el número de vehículos que circulan en las diferentes calles citadinas y carreteras a escasos minutos para que se inicie el toque de queda, ¿será que lo sucedido en Italia, España y ahora en Ecuador no nos ha servido de ejemplo? Por lo que más quieran seamos responsables, y apoyemos la disposición de no salir de nuestras casas, si queremos salir adelante y victoriosos de esta pandemia.