Al menos eso quiso hacerle creer a su incauta audiencia el presidente Alejandro Giammattei Falla en un video que circula en redes sociales en donde se le observa vociferando ante un grupo de veteranos del ejército esta frase:

“Un hombre que hable, se compromete y no cumple, no merece llamarse hombre. Yo sé que ustedes me van a ayudar a mí.”

Las imágenes fueron captadas en 2019 cuando Giammattei andaba chucho por arrebatarle la presidencia de la república bananera a Sandrita. Para terminar de embarrarse hasta el cuello y confirmar lo que muchos analistas han señalado como su responsabilidad (o irresponsabilidad ya no se sabe bien) en los disturbios de inicios de semana que llevaron a la destrucción de varios carros y lesiones a policías y periodistas en los alrededores del Congreso por parte de una furiosa jauría de ex militares, Giammattei en aquel no tan lejano 2019 dijo:

“…yo como Presidente del país voy al frente de ustedes como comandante general del Ejército a pararnos ante el Congreso hasta que pase la Ley de Dignificación”

Suenan los aplausos de una audiencia entusiasmada que no notó y sigue sin darse cuenta que los están agarrando de majes, en aquél entonces como un nutrido grupo de votantes para alcanzar la presidencia y ahora como grupo de choque para mantener parada la agenda legislativa y ahuevada a la ciudadanía y a los grupos de oposición. Y es que en estos contextos uno ya no sabe bien a qué atenerse con un ministro de Gobernación bastante permisivo que actuó tarde y débilmente contra las barrabasadas cometidas por los ex militares que continuarán exigiendo esas 120 mil varitas. Hoy se frotan las manos pensando en cuál será su próxima intervención en la Ciudad del Futuro (que más parece del pasado).

Fotografías de David Toro.