FOTOGRAFÍA DE NOEL SOLÍS

José Luis Benito Ruiz fue trasladado esta mañana desde la prisión habilitada en la base militar Mariscal Zabala hacia la Torre de Tribunales del Organismo Judicial (OJ). El exfuncionario se encontraba prófugo de la justicia guatemalteca desde el año 2020 y recientemente decidió entregarse a las autoridades para resolver su situación legal.

El exministro de Comunicaciones durante el gobierno de Jimmy Morales está implicado en dos casos de corrupción (Libramiento de Chimaltenango y el de los Q 122 millones ubicados en la Antigua Guatemala). Hoy el Ministerio Público le imputó los delitos de fraude.

Durante la audiencia de primera declaración en el Juzgado de Mayor Riesgo C, Benito Ruiz se abstuvo de declarar. El caso está a cargo de la togada Silvia de León. La Procuraduría General de la Nación (PGN) y la Contraloría General de Cuentas (CGC) se constituyeron como querellantes.

Fotografía de Jody García

El abogado defensor del exfuncionario de 42 años intentó infructuosamente que se suspendiera la audiencia alegando no contar con las actuaciones judiciales del caso y asegurando que de esa manera no podría ejercer una defensa efectiva de su patrocinado.

La Fiscalía Contra la Corrupción señala a Benito Ruiz de intervenir anómalamente para defraudar al Estado de Guatemala durante un proceso de contratación para la construcción de obra pública (El Libramiento de Chimaltenango). Según el Ministerio Público (MP), Benito benefició de forma indebida a la entidad Renova Ingenieros S.A., con la suscripción de los documentos del evento de licitación pública relacionado, por un monto de Q77 millones.