La Cámara alta de los Estados Unidos aprobó este martes por 56 a 44 votos seguir adelante con un histórico proceso de impeachment, el cual ha sido calificado por expertos como la acusación más grave nunca presentada contra un presidente.

Trump dirigió un discurso a sus seguidores el 6 de enero, invitándoles a marchar hacia el Capitolio y urgiéndoles a “pelear como el demonio”.

Luego de haber sido absuelto en una primera ocasión de los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso, ahora al senado estadounidense le corresponde decidir si condena al expresidente Donald Trump por incitación a la insurrección. La votación se decidirá por mayoría calificada (dos tercios).

La acusación contra Trump tiene su origen en los violentos hechos ocurridos durante el asalto al Capitolio por manifestantes el pasado 6 de enero.