¡DE USTED DEPENDE!

Si creíamos que la Guerra Fría terminó, parece que estábamos un poco equivocados. Las diferencias de carácter político entre EE. UU. y Rusia tienen un efecto negativo sobre los países que optaron por la vacuna Sputnik de fabricación rusa. Al inicio de esta semana circuló la noticia sobre los requisitos que se deben cumplir para transitar en cualquier Estado de los EE. UU., y una de las condiciones es estar vacunado con el esquema completo de vacunación, pero si usted tiene la marca Sputnik, esta no se la aceptan por lo que se va a quedar con las ganas de ingresar al mencionado país.

Nuestra situación es complicada y preocupante, porque nos han endeudado de manera exagerada por la compra de las vacunas, se pagaron las mismas y su obtención está cargada de incertidumbre específicamente la fecha en que estarán por fin arribando al país todas las dosis. Pero estos problemas son de tipo técnico o logístico, la preocupación más grande es lo que se ha dicho respecto a las grandes dudas y señalamientos de corrupción encabezada por Alejandro Giammattei Falla y demás personas relacionadas en el proceso de adquisición.

Volviendo al tema del ingreso a los EE. UU. para los vacunados con Sputnik, esto podría convertirse en un excelente negocio en los aeropuertos para ingresar, van a tener a la venta vacunas al precio que quieran pues quien lo necesite tendrá que pagar por las mismas. Esto hará que el enfoque no sea la protección de la vida de las personas sino una demostración de hegemonía, serán cientos de miles de viajeros que se verán con problemas por esta condición. Pero también podría ser un factor que incentive la venta de constancias falsas pues en cualquier país hay personas ingeniosas que ven en la necesidad una oportunidad.

En el caso guatemalteco no sería nada raro que del mismo grupo de empleados del ministerio de Salud surjan redes o bandas criminales que comiencen a vender el certificado de vacunación, tal como se ha hecho con distintos tipos de documentos e identificaciones emitidas por entidades del Estado. Yo esperaría que el gobierno busque los mecanismos más bien de tipo diplomático o alguna vacuna de única dosis aceptada por EE. UU. para que no se permita el surgimiento de las malas prácticas en la falsificación y venta de constancias. Denunciar o incentivar este tipo de negocios, ¡de usted depende!