FOTOGRAFÍAS DE ESTEBAN BIBA

Hace apenas una semana, el trágico accidente de un furgón que transportaba migrantes de manera ilícita en Chiapas México, develó otro de los peligros que se corre al momento de emprender el viaje hacia un lugar “mejor”. Ante esta problemática es necesario conocer las situaciones diferenciales a las que se enfrentan las mujeres en la búsqueda del sueño americano.

Según datos de ONU Mujeres, las mujeres ya constituyen más del 50% de la población migrante alrededor del mundo y según la misma organización alrededor de 30,000 mujeres migrantes transitan por México en su camino hacia el norte.

La precariedad laboral, la desigualdad social, la pobreza extrema y la falta de garantías para satisfacer las necesidades básicas de existencia empujan a la población a buscar mejores condiciones de vida en el extranjero. En este sentido, la pandemia de la COVID-19 vino a empeorar esta realidad abrumadora en donde las mujeres no se encuentran exentas, por lo que cada vez más población femenina se ve empujada a cruzar las fronteras.

Ante esta situación, las mujeres migrantes poseen más vulnerabilidades que sus compañeros hombres debido a que son blanco de violencia sexual durante todo el trayecto o pueden ser enviadas a redes de trata de personas por las organizaciones criminales que trabajan junto a los coyotes.

Por otro lado, no es esperanzador observar lo que ha acontecido con las políticas migratorias como la que Donald Trump instauró en 2019. La iniciativa “Quédate en México” es una política que vulnera los Derechos Humanos de las personas migrantes y además la situación se agrava cada vez más con la rapidez con la que retornan a la mayoría de los latinoamericanos sin ofrecerles ninguna garantía.

Es importante reconocer y denunciar la violencia que se vuelve cada vez más cruel y visceral en las tierras fronterizas, así como la vulnerabilidad de las mujeres dentro de las mismas para exigir políticas públicas migratorias con enfoque de género que tomen cuenta estos problemas que trasgreden los Derechos Humanos de la población migrante.