“Un pueblo que acepta pasivamente la corrupción y los corruptos, no merece libertad. Merece la esclavitud”.

Nicolas Maquiavelo

Conforme van pasando los días, los partidos políticos están proclamando a sus candidatos a los distintos puestos de elección popular, y también el Tribunal supremo Electoral (supremo en minúsculas), inscribiendo aspirantes.

Por lo que vemos, estas elecciones van a estar muy disputadas en la asquerosidad, pues no es posible que las organizaciones políticas postulen a dizque líderes políticos cuando lo que atañen, son unos verdaderos bandoleros, y como no oculto el despropósito contra los partidos y contra los que aspiran a algún cargo, los aludo a continuación:

Sofía Hernández, del partido extinguido UCN, ahora se reelige como diputada por el partido Vamos, ella está incluida en la lista Engel, se le marca de abusar de su poder para intimidar a sus opositores, además habría debilitado el proceso o las instituciones democráticas abusando de sus poderes oficiales, pues es muy cercana a Alejandro Giammattei.

Alfonso Portillo Cabrera, se postula nuevamente como diputado, ahora por el partido VIVA, expresidente de Guatemala, señalado de corrupción, cumplió una condena de 70 meses de cárcel en los Estados Unidos, por recibir dinero de forma ilícita de Taiwán. Antes de ser extraditado, estuvo en prisión en el cuartel Mariscal Zavala.

Felipe Alejos, del partido Todos, nuevamente se reelige y el TSE admitió su inscripción. Ha sido señalado de trabajar en una forma que no es tolerante con los requisitos que debe cumplir cualquier servidor público, además es parte importante del Pacto de Corruptos.

Jorge Estuardo Vargas, proclamado para el Parlacen por el Partido UNE, se le subraya de ser parte de una red que controlaba contratos y operaciones en puertos del país, para su beneficio personal.

Allan Rodríguez, busca su reelección por el partido oficial Vamos, es destacado de recibir sobornos cuando fungió como presidente del Congreso, y ha sido sancionado por la Ley Magnitsky, ya fue admitida su inscripción  como diputado.

Boris España, muy conocido por ser un diputado tránsfuga, señalado de actos “significativos” de corrupción al participar en tráficos de influencias y sobornos. Está incluido en la Lista Engel.

Manuel Baldizón, fue proclamado como candidato a diputado en la casilla número uno, incluido en la lista Engel, condenado en Estados Unidos por lavado de dinero del narcotráfico, declarándose culpable, después de cumplir condena fue deportado a Guatemala y aquí cínicamente se declaró inocente de todos los cargos, aduciendo que era una persecución política.

Emilenne Mazariegos, exdiputada del extinto Partido Patriota, una de las más allegadas de la proscrita Roxana Baldetti, estuvo en prisión y salió libre al convertirse en colaboradora eficaz.

Zury Ríos Sosa, nuevamente aspira a la presidencia de la República, a pesar de su prohibición constitucional sigue necia por llegar al Guacamolón, pero hay que recordar algunos aspectos de su trayectoria, ella fue una pieza importante en el nefasto Jueves Negro y Viernes de Luto, junto a su padre y otros allegados a esa familia y del desparecido partido FRG. Recordemos que Zury roció perfume sobre las mujeres Ixiles sobrevivientes de las masacres perpetuadas por su padre, porque -apestaba- según ella, la sala de audiencias.

Presento a estas personas que aspiran a algún cargo de elección popular, porque desgraciadamente el guatemalteco suele olvidar los hechos relevantes, y que de llegar nuevamente al cargo que aspiran, será condenar a Guatemala a más años de condena en toda la podredumbre.   

¡NO NOS VAN A CALLAR!

[email protected]