FOTOGRAFÍA DE DANILO RAMÍREZ

El incremento en el precio de los combustibles provocará un proceso inflacionario sin precedentes en el mundo, pero específicamente en Guatemala, cuya economía es cada vez más dependiente de lo que ocurra alrededor del mundo, especialmente en los países más poderosos que son los que pueden incidir en que se produzcan efectos, especialmente los negativos.

El argumento para que se haya producido este descontrol en la economía se encuentra en la guerra que se está librando en Ucrania, país que se encuentra al menos a 10 mil 800 kilómetros de distancia, pero que debido a las sanciones que se han establecido contra Rusia que es el país agresor, sus efectos empiezan a alcanzar a Guatemala, en donde ya es sensible el incremento en los combustibles, que causan un efecto en cadena que incrementará los precios de los productos de la canasta básica familiar.

Con el anuncio del presidente de Estados Unidos, en que dio a conocer que no adquirirán petróleo ruso, se prevé que el precio de los combustibles podría llegar a Q80 o mas por galón en países como Guatemala que es dependiente de estos productos. Ya se ha visto cómo en pocos meses el precio de los combustibles se ha más que duplicado. De llegar a estos precios la economía podría verse duramente afectada.

La inflación podría llegar a tener dos dígitos, algo que no ocurría en el país desde hace muchas décadas, repercutirá especialmente en los grupos más necesitados, los que viven el día a día con limitaciones, muchas veces sin saber si contarán con alimentos para el siguiente tiempo de comida.

Fotografía de Danilo Ramírez

Es ahora cuando el gobierno guatemalteco debe mejorar las políticas económicas, con esto no se hace referencia a que debe haber un subsidio, sino mejorar la inversión pública especialmente en educación, salud, infraestructura, además de incentivar la inversión privada para la generación de empleo en todas las áreas geográficas del país y no solamente en los departamentos cercanos a las fronteras y al mar.

Junto a estas medidas hoy más que nunca debe impulsarse una reforma fiscal, que haga que el que más tiene tribute más. Si las empresas guatemaltecas que tienen filiales en Estados Unidos y Europa pagan cifras altas de impuestos en esos países, ¿por qué no lo van a hacer en Guatemala?