Una característica peculiar ahora de este Ministerio Público, es que se retrasa lo que no conviene y se agiliza lo que conviene.

Juan Francisco Sandoval Alfaro, exfiscal del Ministerio Público.

 

El extatascán de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) detalló que la Fiscal General del Ministerio Público, María Consuelo Porras le hizo la vida de cuadritos durante los últimos tres años, en donde la jefa del MP siempre lo estuvo presionando en búsqueda de agilizar o retrasar procesos a conveniencia de ciertas personas.

Juan Francisco Sandoval Alfaro fue destituido el viernes pasado, sin embargo, durante el tiempo que estuvo al frente de dicha fiscalía siempre mantuvo una férrea actitud de servicio y compromiso con la justicia en Guatemala, todo lo anterior, pese a la serie de zancadillas que Porras le metía cada vez que podía.

No obstante, en los últimos dos meses al frente de la FECI, Sandoval señala que las cosas fueron subiendo de tono en el MP hasta ponerse color de hormiga. El fiscal señala que había cierto trato especial con temas que involucraban a funcionarios del gobierno actual y también de la gestión anterior. Y para citar un ejemplo puntual, habló de cómo se buscó acelerar la captura de Estuardo Gálvez, ex rector de la Usac, a pesar de que en ese momento la FECI no contaba con todas las evidencias.

La Fiscal General le impuso a la FECI que cualquier cuestión vinculada con Giammattei, no solo se pidiera de manera cordial, sino que no se podía ejecutar sin antes tener su visto bueno. Sandoval recuerda que uno de los casos que más incomodó a Consuelo Porras fue el hallazgo de los Q122 millones en la Antigua vinculados al exministro de Comunicaciones, José Benito. “Lo tuvimos que trabajar en silencio porque existía el riesgo de que no se pudiera operativizar el allanamiento” señala Sandoval.