En otra de sus insulsas y poco esperanzadoras conferencias de prensa los principales cuadros técnicos del ministerio de Salud ofrecieron un diagnóstico del panorama actual de la pandemia en Guatemala y proyectaron un escenario alarmante para el próximo octubre en donde el país podría alcanzar las 25 mil muertes por covid-19. La gran ausente de la puesta en escena fue la ministra de Salud Amelia Flores quien se recupera de su segunda infección por coronavirus en menos de un mes.

El viceministro de Hospitales Francisco Coma, señaló que, si no disminuyen los contagios, la proyección de pacientes hospitalizados mensuales llegaría a 7,500. Fotografía de José Orozco

Los expertos prevén que Guatemala acumulará más de dos millones y medio de casos positivos de covid-19 y más de 25 mil muertes. Mientras los guatemaltecos vemos cómo la situación sigue empeorando el pronóstico de los cuadros técnicos del ministerio de Salud es sombrío luego de confirmarse la presencia en territorio nacional de las 5 variantes del coronavirus.

 

“TENEMOS LA TORMENTA PERFECTA”

El viceministro de Salud Edwin Montúfar explicó que la cantidad de contagios podría cuadruplicarse a principios de octubre próximo, mientras los fallecidos se duplicarían.”Tenemos la tormenta perfecta”, dijo.

Edwin Montúfar. Fotografía de José Orozco

Las autoridades siguen quejándose de la pésima situación que vive el personal de primera línea que lleva más de un año batallando en los hospitales para contener el virus. En esta ocasión aprovecharon para seguir culpando a la ciudadanía por su falta de disciplina social y cumplir con las medidas sanitarias básicas. Sin embargo, la conferencia de prensa dejó ciertos sinsabores, más allá de las quejas y las alarmas, la sensación es que estos cuadros técnicos y las autoridades en general no tienen un plan bien dirigido y las medidas que han implementado son insuficientes para manejar adecuadamente la pandemia, a lo anterior hay que sumarle que la población tiene la impresión que los funcionarios de este gobierno tienen como principal preocupación encontrar la mejor manera de enriquecerse y la salud de los guatemaltecos ha sido utilizada como el pretexto perfecto para robar a granel.

Fotografía de David Toro