Estudios recientes revelan que un 58% de la población rusa no está dispuesta a vacunarse contra el Covid-19. La mayoría prefiere esperar los resultados definitivos de los ensayos clínicos. Buena parte de la población de Rusia les teme a los efectos adversos que podría provocar la vacuna.

Según sondeos recientes, sólo un 38% de la población está impaciente por recibir la vacuna, mientras el 57% de los encuestados manifestó temor de contagiarse de coronavirus.

La vacuna rusa Sputnik V demostró una eficacia del 91 % en el más reciente control efectuado en la tercera fase de ensayos clínicos, datos que según sus creadores “permiten afirmar con seguridad que es altamente eficaz y totalmente segura para la salud”.