Después de una gestión desproporcionada en cuanto a aciertos y fracasos, el PAN fue relevado del poder por el Frente Republicano Guatemalteco (FRG).

Alfonso Portillo en 1989 se incorporó al partido Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG), del cual llegó a ser diputado. En el año 1995 se retira de la DCG y un tiempo después se integra al partido de derecha Frente Republicano Guatemalteco (FRG) fundado por Efraín Ríos Montt, partido originalmente pensado para apoyar las aspiraciones presidenciales del general. Esto hace posible la candidatura de Portillo, quien pierde las elecciones de 1995 contra Álvaro Arzú Irigoyen.

Gobierno de Alfonso Portillo Cabrera (2000 – 2004)

En 1999 Alfonso Portillo vuelve a postularse, juntamente con Juan Francisco Reyes López como vicepresidente, esta vez obteniendo una amplia victoria, sobre el candidato del oficialismo Óscar Berger, tomando posesión en enero del 2000.

La imagen que presentó Alfonso Portillo en su campaña fue la de un político que se sentía parte del pueblo y que, conociendo sus necesidades, iba a resolverlas al llegar a la presidencia. Sacó provecho político en la campaña electoral por su oposición y protesta el caso de la venta de Telgua. A pesar de haber llegado a la presidencia y de intentar detener el proceso de privatización por las instancias legales declarando lesiva la venta de la telefónica en junio de 2000, la intención no prosperó y se le acusó de negociaciones turbias para llegar a un acuerdo con los propietarios de Telgua.

Durante su gobierno comenzó a despojar el régimen de privilegios del poder económico, liberando principalmente los de los productores de cemento, pollo, cerveza, azúcar, pero su legitimidad como presidente fue minada por la reputación internacional del líder de su partido político, el general Efraín Ríos Montt ―a quien se comparaba con el general chileno Augusto Pinochet― y la existencia de un Estado estructuralmente corrupto e ineficiente en Guatemala.

Su estrategia de campaña se orientó a profundizar la desigualdad económica y la polaridad ideológica. Portillo prometió, como primera medida, la investigación de la corrupción como producto del proceso de privatización durante el gobierno de Álvaro Arzú y el envío a la cárcel de quienes salieran responsables. Y una segunda, mucho más complicada, el esclarecimiento de las causas y circunstancias en las cuales fue asesinado Monseñor Gerardi, bajo promesa de renunciar si incumplía lo ofrecido.

Durante los cuatro años de Gobierno, no se cumplió con lo ofrecido en campaña. El régimen fue muy cuestionado por la corrupción que imperó, en donde hubo desfalcos millonarios a las arcas nacionales.

Al final de su Gobierno, tenía en su contra a los miembros de ese poder político, el cual tenía una influencia aplastante en los mercados, los medios de comunicación masiva y en los grupos de la sociedad civil en Guatemala.

 

Aciertos y popularidad

Dentro de los logros de su gobierno se encuentran los subsidios para la construcción de viviendas populares y el impulso a la Reforma Educativa y a la capacitación docente. ​ Durante su administración hubo control de la canasta básica, mejora de los salarios, y se creó la tarifa social en la energía eléctrica; todos estos factores hicieron que el presidente Portillo fuera muy popular entre las capas bajas de la población guatemalteca, que constituían más del setenta por ciento de la población del país. Asimismo, su discurso tuvo muchos elementos de lucha de clases ya que partía de una posición que favorecía a los pobres, los excluidos, los desposeídos, a la vez que se planteaba un claro enfrentamiento contra los empresarios, contra los monopolios en el país, contra todos los privilegios que tiene ese sector económico; esto lo acercó a la izquierda, a las demandas y necesidades de los sectores populares, predominantes en las áreas rurales del país.

 

Desaciertos

Con la ayuda del gobierno de Japón, se entregó fertilizante a pequeños agricultores, pero desgraciadamente, con ese proyecto surgió un foco de corrupción que buscaba beneficiar a altos funcionarios eferregistas. El supuesto fertilizante gratuito ―por el que se cobraba en muchas ocasiones a pesar de que Japón lo estaba donando― resultó ser fertilizante de pésima calidad, ya que se descubrió que tenía bajos niveles de nitrógeno, fósforo y potasio que son los nutrientes primarios de las plantas.

Portillo fue criticado por la ausencia de logros tangibles en el combate de la delincuencia. El Grupo de Diálogo, formado por naciones amigas y organismos financieros internacionales, pidió mayor cumplimiento de los Acuerdos de Paz, eficiencia en el resarcimiento a las víctimas del conflicto armado y el efectivo combate a la corrupción. Además, los indígenas tuvieron poco acceso a la tierra y escasos recursos para sus programas.

En lugar de combatir la corrupción, el mandato de Portillo es considerado por los analistas locales como uno de los más inmundos de la historia reciente.

 

Economía

A lo largo de 2001, las movilizaciones de diversos colectivos populares en protesta por el incumplimiento de las promesas electorales en el terreno social y la subida a finales de julio del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 10 al 12 %, alza de tributo indirecto que fue la única reforma fiscal destacada en el cuatrienio, aunque no modificó la carga impositiva sobre las rentas ni incrementó la lucha contra la evasión y el fraude. Eso sí, ya en ese año los escándalos y polémicas envolvían al gobierno y el FRG, acusados por doquier de estar llevando a las instituciones del Estado a un nivel de corrupción sin precedentes; por otra parte, la consolidación de bolsas de hambruna en las áreas más deprimidas del país.

 

Enfrentamiento con el sector empresarial

Durante su gobierno comenzó a despojar el régimen de privilegios del poder económico, liberando principalmente los de los productores de cemento, pollo, cerveza, azúcar.

Cerveza: la cerveza representa el 1.7 % del producto nacional bruto en Guatemala​ y hasta 2002 era monopolio de la Cervecería Centroamericana, que tenía más de un siglo de existencia. En 2003, el Gobierno de Portillo permitió la entrada en el mercado de la Cervecería Río (Hoy AMBEV Centroamérica), subsidiaria de la compañía brasileña AMBEV en una alianza con Embotelladora la Mariposa. La cerveza Brahva entró al mercado con un precio del 30 % menor al de la cerveza Gallo y en año medio logró capturar el 30 % del mercado. ​

Cemento: el cemento en Guatemala había sido producido en Guatemala por el monopolio de Cementos Novela, S.A. desde 1899, que cambió su nombre a Cementos Progreso en la década de 1970 y era el mayor productor de cemento en Centroamérica en 2003. ​ Este monopolio fue roto cuando el Gobierno de Portillo autorizó la importación de cemento Cruz Azul.

Pollo: para detener los constantes e injustificados aumentos del pollo, provocados por el monopolio de la familia Gutiérrez, Portillo permitió la importación del pollo Tyson y Hudson de Estados Unidos. El pollo estadounidense resultaba más barato para el consumidor que el pollo producido en Guatemala a pesar de que era producido con mano de obra más cara y transportado desde una gran distancia en camiones refrigerados. ​

Azúcar: a pesar de que el azúcar era el principal producto de exportación de Guatemala y de que Guatemala era el quinto productor a nivel mundial en ese momento, la rentabilidad del azúcar en el mercado interno era significativamente mayor que la de exportación debido a precios más altos y protección de las importaciones. Portillo autorizó importar azúcar de Cuba y Brasil a menor precio que la producida en Guatemala por los ingenios de la familia Herrera descendientes del expresidente Carlos Herrera y Luna​ y los ingenios miembros de ASAZGUA. Dando relieve a sus enfrentamientos con el sector privado, Portillo sentenció que estar en contra de la oligarquía tuvo un costo político.

Fotografía de Johan Ordoñez.

Portillo se convirtió en el gobernante más fustigado para el poder económico formal de Guatemala en el siglo xxi, ya que se enfrentó directamente a dicho grupo y de una manera que reflejaba más bien una satisfacción propia, que un objetivo político. Además de los discursos desafiantes que pronunciaba y que le granjeaban enemistades con los empresarios guatemaltecos, al debilitar el combate al narcotráfico y mostrarse hosco frente a representantes diplomáticos de Estados Unidos cultivó una animadversión que más temprano que tarde se volvió en contra suya.

Como respuesta a la negativa del Tribunal Supremo Electoral sobre la participación de Efraín Ríos Montt como candidato a la presidencia de la Republica, la dirigencia del partido oficial FRG, y liderados por el mismo Efraín y su hija Zury, realizaron el nefasto Jueves Negro, en donde murió de un ataque al corazón mientras cubría los hechos de violencia el destacado periodista Héctor Ramírez, “Reportero X”.

Siendo exmandatario se declaró culpable del delito de lavado de dinero ante un tribunal de Nueva York, que lo sentenció a 70 meses de cárcel. De esa pena, Portillo cumplió año y medio, al conseguir que la condena comenzara a contar a partir de su arresto en Guatemala en 2010. Fue el primer expresidente que estuvo en prisión en el Cuartel Mariscal Zavala y extraditado a los Estados Unidos de América.

 

 

Gobierno de Óscar Berger Perdomo (2004 – 2008)

Óscar Berger se retiró un tiempo de la política, pero regresó a la arena política para liderar el PAN. Triunfó con holgura en las primarias del partido, pero de nuevo las luchas intestinas frustraron el cierre de filas en torno a la candidatura única. Óscar Berger optó entonces por buscar apoyos fuera del partido y constituir una plataforma presidencial autónoma y a medida. De este modo, en abril de 2003 nació la Gran Alianza Nacional (GANA); una coalición electoral conservadora integrada por tres pequeños partidos, el Partido Patriota (PP), el Movimiento Reformador (MR) y Solidaridad Nacional (PSN), Berger se colocó bajo sus siglas como candidato a la presidencia, y su compañero de fórmula fue Eduardo Stein Barillas.

Óscar Berger, debido al desastre que provocó el régimen de Portillo, en el saqueo descarado de las arcas nacionales, se tenía como única opción la candidatura de Berger, a quien por su solvencia económica “garantizaba” que habría transparencia en los negocios del Estado

Recibió la banda presidencial el 14 de enero de 2004 y tomó posesión para un mandato cuatrienal con un discurso inaugural en el que prometió un trabajo continuado de su Ejecutivo para fortalecer las instituciones del Estado de Derecho y luchar contra la impunidad de los corruptos y los violentos. Al inicio de su gobierno se inició una persecución en contra de exfuncionarios del régimen de Alfonso Portillo, la cual levantó una alta expectativa de que el gobierno desmantelaría la estructura corrupta del Estado, pero como esa reforma no se emprendió, al cabo de pocos meses el nivel de aceptación del mandatario entre el público se desplomó. El gobierno de Berger, ha sido de los más cuestionados por su mediocridad, además la violencia se incrementó en forma exagerada.

El vicepresidente Eduardo Stein, era quien le daba brillantez al gobierno, pues Berger se dedicó más a asistir a inauguraciones y actos gubernamentales. En octubre de 2005, Guatemala sufrió uno de los peores desastres naturales de su historia. El paso por Centroamérica del huracán Stan, cuyas consecuencias serían aún más virulentas que las producidas años atrás por el Mitch, sembró el caos en el país, ocasionando centenares de víctimas mortales y de desaparecidos, así como una incalculable cifra de damnificados. Tal fue el grado de destrucción generado, que Berger declaró el estado de calamidad pública.

Durante su gobierno se realizaron obras importantes como la remodelación del Aeropuerto Internacional La Aurora, y posteriormente se descubrieron serios hechos de corrupción, el robo millonario en el Aeropuerto La Aurora. También ocurrieron serios hechos de gran impacto: El caso PARLACEN, el caso de la cárcel de Pavón y la quiebra de los bancos Del Café y de Comercio.

El 12 de diciembre de 2006, las Naciones Unidas y el gobierno de Guatemala firmaron el Acuerdo relativo a la creación de una Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), la cual, tras la aprobación de la Corte de Constitucionalidad en mayo de 2007, fue ratificado posteriormente por el Congreso de la República el 1 de agosto de 2007. Surgió así la CICIG como un órgano independiente de carácter internacional, cuya finalidad es apoyar al Ministerio Público, la Policía Nacional Civil y a otras instituciones del Estado tanto en la investigación de los delitos cometidos por integrantes de los cuerpos ilegales de seguridad y aparatos clandestinos de seguridad, como en general en las acciones que tiendan al desmantelamiento de estos grupos. El gobierno de Berger ha sido de los más cuestionados por su mediocridad, además la violencia se incrementó en forma exagerada, fue un gobernante que pasó sin pena y sin gloria.

El 14 de enero del 2008 llega a la presidencia de la República Álvaro Colom Caballeros, En su discurso de toma de posesión dijo “Ahora comienza el privilegio de los pobres… y la solidaridad que el pueblo de Guatemala estaba esperando”. Veremos cómo su esposa en ese entonces, Sandra Torres Casanova, toma las riendas del poder de forma abusiva y prepotente.

Continuará…