SIN  TAPUJOS

Tal como señalaba en el artículo de la semana pasada, el alto mando del Ejército al enterarse del triunfo del Partido Revolucionario (PR), dudó sobre acatar o no la voluntad popular, a partir de esa situación se firmó un pacto en que el nuevo gobierno no transaría con la guerrilla, y el Ejército se comprometía a entregarle el poder. Julio César Méndez Montenegro y Clemente Marroquín Rojas ya antes de asumir el puesto habían tenido un diferendo, pues Marroquín Rojas se negaba a firmar el conocido como Pacto Secreto con el Ejército, que era la condición que ponía el alto mando militar para entregar la presidencia a Méndez Montenegro.

Segunda era democrática

Gobierno de Julio César Méndez Montenegro (1966 – 1970)

En junio de 1944, Julio César Méndez Montenegro fue uno de los 311 ciudadanos que firmaron un memorial solicitando al presidente Jorge Ubico Castañeda la reinstauración de las garantías constitucionales en Guatemala; este documento fue un factor importante en los movimientos populares que concluyeron con la renuncia de Ubico Castañeda un mes después.

Julio César Méndez Montenegro (Ciudad de Guatemala; 23 de noviembre de 1915 – 30 de abril de 1996)

Ascenso al poder

Su hermano Mario Méndez Montenegro fundó el Partido Revolucionario (PR) y era uno de los principales candidatos a ser el presidente cuando el coronel Enrique Peralta Azurdia convocó a elecciones generales, con la entrada en vigor de la Constitución de 1965, pero a raíz de su inesperado fallecimiento, del cual se desconoce hasta la fecha si se trató de un asesinato o suicidio, el Partido Revolucionario (PR) proclama al hermano de éste, Julio César, como candidato presidencial, lo cual despertó grandes expectativas ya que se trataba de un académico de gran prestigio sin nexos con el Ejército, era el único candidato civil y gozaba de mucha reputación.

El 6 de marzo de 1966 se realizaron las elecciones presidenciales, y Julio César Méndez consiguió entonces la victoria con el 45 % de los sufragios frente a dos candidatos derechistas: el coronel e ingeniero Juan de Dios Aguilar de León, del gubernamental Partido Institucional Democrático (PID), y el coronel Miguel Ángel Ponciano, del Movimiento de Liberación Nacional (MLN). Al no alcanzar la mayoría necesaria, fue el Congreso el encargado de investir al presidente, y allí Méndez Montenegro obtuvo 35 votos sobre 54.

El gobierno electo democráticamente, también se elige por primera vez al vicepresidente de la República, siendo el periodista Clemente Marroquín Rojas.

Binomio presidencial de 1966

Las Fuerzas Armadas guatemaltecas por su carácter tradicionalmente antidemocrático no estaban dispuestos a acatar la voluntad del pueblo y reconocer el triunfo del Partido Revolucionario en las elecciones por lo que le impusieron al candidato ganador una serie de condiciones que impedirían a la postre que Julio César Méndez Montenegro cumpliera con lo ofrecido en tiempo de campaña, lo que a su criterio sería el “Tercer Gobierno de la Revolución”.

Además de que no hubo continuidad con el período revolucionario en su programa político de gobierno, lo peor de todo fue que la actividad política se estancó totalmente, con lo cual se recrudeció la violencia y el terror.

El diplomático John Gordon Mein.

Durante esta administración fueron ultimados los embajadores de Estados Unidos de América, John Gordon Mein, y de la República Federal de Alemania, Karl von Spreti, por parte de la guerrilla, pero también fueron asesinados el poeta Otto René Castillo, Rogelia Cruz, ex Señorita Guatemala y también uno de los líderes más importantes de la guerrilla, Luis Turcios. El 27 de febrero de 1970 fue secuestrado el ministro de Relaciones Exteriores, Alberto Fuentes Mohr.

Luis Augusto Turcios Lima (al centro), quien pasó de ser oficial del Ejército a dirigente de la guerrilla.

 

Siendo un profesor universitario de prestigio, Méndez Montenegro propició el incremento de la educación superior en el país por medio del sector privado, se pusieron en marcha programas para dotar de vivienda a los sectores más necesitados, un ejemplo de ello fue la inauguración de la populosa colonia Primero de Julio, en la zona 19 de la ciudad capital (en la actualidad zona 5 de Mixco).

El clima de polarización hizo que surgieran grupos paramilitares de extrema derecha, los llamados “Escuadrones de la Muerte”, y del partido oficial surgieron “Los Centuriones”. Méndez Montenegro emprendió algunas tímidas reformas sociales e hizo gestos de buena voluntad hacia la guerrilla campesina recién organizada, pero tales movimientos fueron sistemáticamente torpedeados por las acciones terroristas de la extrema derecha y la extrema izquierda. Intentó contener la ola de violencia, asesinatos y secuestros con el estado de emergencia y la restricción de libertades, sin mayores resultados.

 

Gobierno de Carlos Arana Osorio (1970 – 1974)

 

«Si es necesario convertir al país en un cementerio para pacificarlo, no voy a dudar en hacerlo.»

Carlos Arana Osorio

Arana Osorio asumió la jefatura de gobierno con el apoyo de una coalición de partidos políticos de ultraderecha MLN y PID, se instaló un régimen por medio del cual el ejército controlaría el gobierno, situación que duraría hasta 1983. El vicepresidente durante su gestión fue el abogado Eduardo Cáceres Lehnoff,

Arana expresaba un enfermizo y fervoroso espíritu anticomunista y fue el primero de una serie de presidentes militares asociados con la extrema derecha del país y que dominaron la política guatemalteca entre 1970 y 1982. Arana había sido embajador de Guatemala en Nicaragua durante el régimen de Anastasio Somoza en los años sesenta.

A pesar de que para cuando tomó posesión la actividad insurgente era mínima, Arana Osorio impuso el estado de sitio en noviembre de 1970; además, impuso un toque de queda de 9:00 p. m. a 5:00 a. m. en el que todo tráfico peatonal y vehicular tenían prohibido circular. El estado de sitio dio lugar a un incremento en los secuestros, torturas, desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales de los que se consideraban opositores al régimen. El estado de sitio se mantuvo vigente hasta el final de 1972.

La razón por la que fue elegido candidato del partido Movimiento de Liberación Nacional fue por ser un ferviente anticomunista y por sus notables triunfos contra la guerrilla en el oriente guatemalteco en la década de los sesenta. Durante su gobierno proliferaron los grupos paramilitares de extrema derecha iniciándose un clima de mucha inseguridad y violencia; grupos como la Nueva Organización Anticomunista (NOA), el Consejo Anticomunista de Guatemala (CADEG), la Mano Blanca y el Movimiento de Acción Nacionalista Organizado (MANO) empezaron a cometer todo tipo de acciones en contra de cualquier persona considerada como sospechosa. La opinión pública acusó al Ejército de ser instigador de estos grupos, pero este negó dichas acusaciones.

El gobierno organizó por medio de SEGEPLAN un equipo de profesionales para elaborar el Plan de Desarrollo 70-75. Las medidas que se contemplaron en este Plan y se realizaron con verdadera celeridad fueron:

Estructuración de la Carrera de Servicio Civil y la tecnificación de los empleados y funcionarios públicos; reorganización del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, transformándose en Ministerio de Finanzas Públicas; se crea el NIT, para identificar a los contribuyentes y controlar el cumplimiento de sus obligaciones tributarias; se levantó el puente El Incienso que es parte del Anillo Periférico que se construyó en la administración del alcalde de la Ciudad de Guatemala, licenciado Manuel Colom Argueta. Se privilegia la atención al sector agrícola al que se considera el pilar fundamental de toda la estrategia. Fue la primera vez, desde la Reforma Agraria de Árbenz, que se tenía una visión de conjunto sobre este importante espacio del desarrollo.

En marzo de 1974, se realizaron las elecciones, los ganadores fueron el general Kjell Eugenio Laugerud García el candidato oficial, apoyado por la coalición MLN-PID, y el candidato a vicepresidente el licenciado Mario “El Mico” Sandoval Alarcón. Mientras los líderes de la izquierda democrática, entre ellos Alberto Fuentes MohrManuel Colom ArguetaVinicio Cerezo, decidieron en 1973, que si no tenían opciones reales de acceder al poder en las urnas, pues no les reconocerían la victoria, podrían proponerle la candidatura presidencial al miembro del Ejército más progresista, por medio del partido Democracia Cristiana Guatemalteca, y así surgió la candidatura y triunfo electoral del binomio Efraín Ríos Montt y Alberto Fuentes Mohr: ganaron las elecciones, pero tampoco se les reconoció la victoria.

El gobierno al darse cuenta de las posibilidades de triunfo del general Ríos Montt suspendió todo tipo de información, hubo un apagón de energía eléctrica y se dejó en suspenso a la radio y a la televisión, hasta que se materializó el fraude, nueve días después de las elecciones se dieron a conocer los resultados oficiales alterados.

Continuará…