¿Recuerdan aquel caso de corrupción en el que están involucrados varios criminales de cuello blanco del orbe, incluidos funcionarios públicos? Pues este viernes el Tribunal de Mayor Riesgo “B” que sigue el caso de Pablo Mauricio Yanes Guerra, involucrado en lo de Odebrecht, decidió imponerle una caución económica de 3 millones de pajarracos verdes con la sangre de Tecún Umán en el pecho, si no quiere pasar sus días en el tambo. Ante esta decisión una de las juezas se posicionó en contra, alegando que no se sabe si el pobrecito tiene suficiente pisto para pagar semejante torzón. Previo a la decisión del juzgado, el acusado había solicitado precisamente la revisión de medidas de coerción… Y se le concedió, por supuesto. ¿Estará contento con tener que pagar tres melones? ¿Buscará la forma de pelarse del país, como augura el alegato de la jueza disidente?

Pablo Mauricio Yanes Guerra implicado en el caso Odebrecht.

Además del torzón, Yanes tendría arresto domiciliario, la obligación de firmar un libro de asistencia cada mes en el MP, la imposibilidad de comunicarse con otros imputados del mismo caso y de salir del país.

El torzón en cuestión se calculó tomando en cuenta el monto de la coima supuestamente ayudada a cobrar por Yanes a la constructora Odebrecht: 900 mil dólares yanquis.

Las investigaciones de la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI), apuntan a que el dinero de la coima sirvió para financiar la campaña electoral del excandidato presidencial del partido LIDER, Manuel Baldizón.

 

UN POCO DE CONTEXTO

El comienzo de esta triste historia se remonta a la época en que Pablito decidió ayudar al “Fisiquín” Alejandro Sinibaldi a cobrar la coima de la constructora brasileña, entre 2012 y 2014. Para ello se utilizó una offshore y el movimiento del pisto a través de tres bancos. En la emisión de las facturas se simuló el “alquiler de maquinaria pesada”.

Pablito es hermano del exdiputado del partido LIDER, Mario Yanes, condenado en 2017 por tráfico de influencias…