SIN TAPUJOS

Deseando a mis estimados lectores que este año sea pletórico de bienestar, salud y trabajo. Quisiera iniciar este año con optimismo y pensar que va a ser mejor que el pasado, pero con lo que se está observando, creo que va a ser otro año bastante complicado.

Fotografía de David Toro

Empezando con la pandemia, en lugar de descender va para arriba, lo estamos viendo en Estados donde supuestamente estaba controlada como Alemania y otros más, lo que nos obliga a continuar enclaustrados en nuestras viviendas por más tiempo.

Todo esto es producto de la irresponsabilidad y estupidez de mucha gente que creen que no se pueden contagiar, y son los que están contribuyendo a que se expanda más. Aquí en Guatemala, con ocasión de las celebraciones de Nuevo Año, pudimos observar cómo estuvieron las playas saturadas de gente, y no digamos otros lugares, en las carreteras hubo mucho tránsito vehicular increíble.

En el aspecto político que es el centro en donde toda gira, también se presenta un panorama muy sombrío.

En cuanto al poder Ejecutivo, el 14 de este mes, Alejandro Giammattei cumple un año de haber asumido el cargo de presidente de Guatemala, el cual no ha sabido honrar, máxime para alguien que estuvo compitiendo en cuatro elecciones para llegar a ese cargo, pues no solo ha demostrado ineptitud, sino que se ha rodeado con la gente más puerca de nuestro país, y que lo están hundiendo.

Increíblemente a los seis meses de estar gobernando ya lo estaban declarando non grato y pidiéndole su renuncia. Desde el primer día antes de tomar posesión, pero con su anuencia, su partido político lo primero que hizo en el Congreso de la República fue aliarse a las bancadas que forman parte del Pacto de Corruptos. Su gabinete de gobierno desde el principio ha sido de lo más desfavorable que ha habido, y en estos días que han transcurrido del nuevo año todavía no se ha conocido la aceptación de la renuncia de sus ministros y secretarios de Estado, al menos para empezar con los de Gobernación, Comunicaciones, Desarrollo Social, Finanzas y la secretaria General de la Presidencia. Lo que ha hecho es reubicar a la gente que estaba en el Centro de Gobierno, y es otro de los engaños que le ha hecho a la población.

Del poder Legislativo qué puedo decir, siempre decimos que los diputados que están ejerciendo en ese momento son lo peor que hay, y afortunadamente no fue mucha la escoria que se reeligió, aunque varios de los nuevos legisladores rápidamente se contaminaron de la inmundicia. A opinión de muchas personas, la actual legislatura se ha llevado las palmas como la más funesta, han boicoteado la elección de magistrados a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y de las salas, los actuales diputados, salvo algunas excepciones, serán recordados por ser lo más desprestigiado que ha habido. Al actual presidente, Allan Rodríguez, y que para desgracia se reeligió para otro período, también se le puede calificar como el más desastroso que ha tenido el Congreso -me atrevo a decir que superó a los repugnantes representantes como Luis Rabeé, Gudy Rivera, Arístides Crespo, Álvaro Arzú hijo, y otros más que se me escapan-, pues se ha caracterizado por su mediocridad e insensatez.

Respecto al poder Judicial, tampoco hay mucho que hablar, los magistrados de la CSJ a excepción de María Eugenia de Morales y Delia Dávila se han distinguido por favorecer a los más corrompidos, y para desgracia a saber por cuánto tiempo más continuarán en el cargo. De igual forma vemos magistrados de salas y jueces -salvo algunos especialmente Gálvez y Aifán-, quienes se han plegado a los intereses mezquinos de las mafias del crimen organizado y de los corruptos, quienes con sus actuaciones han demostrado carecer de honestidad e integridad.

No solo en el sector público estamos mal, nos encontramos ante una situación muy compleja, ya que este año se van a realizar elecciones para elegir magistrados de la Corte de Constitucionalidad (2021-2026).

El lunes 4 de enero el Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala (CANG), llevó a cabo la elección para elegir al magistrado representante del CANG, que debe terminar el período del fallecido magistrado Bonerge Mejía, el cual finaliza en abril próximo. Lo lamentable del caso es que, de los cinco candidatos que participaron, los dos más cuestionados por actuaciones ilícitas son los que van a competir en segunda vuelta el próximo lunes 11. A ambos se les ve con la desfachatez que dan sus declaraciones, queriendo aparentar como si fueran niños de primera comunión, pero sus hechos hablan por sí solos. El que más votos obtuvo fue el juez Mynor Moto, 2,256, luego el exrector de la Universidad de San Carlos de Guatemala, Estuardo Gálvez, con 2,142 sufragios. Los otros tres aspirantes estuvieron entre 520 y 682 votos, habiendo un total de 6,151 electores, lo que indica que, de 25 mil colegiados activos, 18,849 no asistieron, me imagino que en la segunda ronda el número de votantes será menor.

En la otra entrega analizaremos más detenidamente el final de esta descalabrada elección, en donde desafortunadamente los malvados son los “victoriosos” aparentemente, y vuelvo a repetir, el que ríe de último, ríe mejor, porque no es posible que la podredumbre salga siempre victoriosa.