SIN TAPUJOS

 

Ahora con especial dedicación, escribo sobre una persona muy controvertida, que se ha ganado la repulsa de la mayoría de guatemaltecos, gracias a su incansable trabajo de echar por la borda el buen trabajo que han desempeñado algunos fiscales, porque para ella el trabajador bueno, honesto, que es independiente, y que lucha por la verdadera aplicación de la justicia, es un obstáculo.

Consuelo Porras se ha significado por ser una mujer de derecho, pero derecho a hacer desgracia una institución que se había destacado por realizar, ejecutar y velar por el estricto cumplimiento de las leyes del país. Su trabajo debió haber consistido en realizar una labor verdaderamente independiente y ofrecer seguridad sus trabajadores.

El fiscal general y jefe del Ministerio Público (MP) es la máxima autoridad que se encarga de velar por el buen funcionamiento de la institución. Además, establece la política institucional y los criterios para el ejercicio de la persecución penal. Imparte instrucciones convenientes al servicio y al ejercicio de las funciones, tanto de carácter general como relativas a asuntos específicos en los términos y alcances establecidos en la ley. Lo anterior son las funciones por las que debe cuidar con lealtad la actual fiscal general, pero en ningún momento dice, que debe velar o cuidar los intereses del presidente de la República o de algunos funcionarios que a ella le conviene custodiar, como tampoco desarticular la institución a su conveniencia y capricho.

Desde que despidió abruptamente a Juan Francisco Sandoval del cargo de jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), ha estado haciendo traslados de fiscales a su sabor y antojo de un lugar a otro, utilizando al MP como si fuera su tablero de ajedrez moviendo las piezas para su conveniencia y del gobernante.

Repasando algunas de las actuaciones que ha realizado Consuelo Porras, la más reciente fue retirar de la FECI al auxiliar fiscal Pablo Mazariegos, lo “ascendió” a la Fiscalía Liquidadora, a pesar que tenía medidas de protección de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) desde el año 2020, pues Mazariegos estuvo encargado de los asuntos reconocidos como: Ejecuciones Extrajudiciales y Tortura, Pavón-Infinito, Chantaje Parlamentario, y otros más de mucha importancia. Mazariegos conoció la investigación concerniente con el asesinato del capitán Byron Lima, quien estaba aparentemente ligado en el asesinato de monseñor Juan Gerardi Conedera. A la fiscal general le importa un bledo las consecuencias que puedan tener más adelante los profesionales a quienes  deja desprotegidos.

A finales del año pasado, la Porras retiró de la FECI al agente fiscal Carlos De León y lo asignó a la Fiscalía de la Mujer, también con el pretexto de que se trataba de un ascenso. El fiscal De León, trabajó en la FECI durante nueve años y tuvo a su cargo varios asuntos de corrupción que involucran a varios empresarios, exfuncionarios y personas particulares, entre ellos el proceso penal que se procedió contra el hijo y hermano de Jimmy Morales, en el caso Botín Registro de la Propiedad.

También fue quien solicitó a Sandra Torres que entregara su visa estadounidense, la que no quería entregar y se vio obligada a hacerlo. Carlos De León llevó muchos casos de gran impacto, que sería muy largo enumerar.

Al exministro de Comunicaciones en el desgobierno de Jimmy Morales, José Luis Benito Ruiz, se le acusa por varios hechos delictivos entre ellos el Libramiento de Chimaltenango y el más grueso, donde se le culpa de lavado de dinero por su supuesta intervención en el caso de los Q122 millones que fueron localizados en una casa en la Antigua Guatemala, en 22 maletas y en una que llevaba el nombre del exfuncionario. Ahora sucede que cuando la juez de Mayor Riesgo “C”, Silvia De León, al analizar los hechos expuestos por la Fiscalía contra la Corrupción, le hizo un llamado de atención al MP por no explicar ampliamente las irregularidades que pudo cometer el pícaro de Benito. La honorable juez De León determinó que sí existían indicios de la posible comisión del delito de fraude, y en una parte de su resolución le indicó a la entidad investigadora que el MP sigue complaciente porque jamás inculpó lavado de dinero y otros activos a Conasa, nunca imputó testaferrato a la empresa vinculada al caso. La juez resolvió ligar a proceso penal y enviar a prisión al delincuente José Luis Benito. Como podemos observar, la fiscal general sin empacho ha movido sus malévolos hilos para favorecer al corrupto de José Luis Benito, pues se pasaría llevando también al nefasto Jimmy Morales.

¿Por qué el MP no ha accionado contra los diputados Jorge García Silva y Josué Edmundo López, para quitarles la inmunidad por el caso del Insivumeh? La Fiscalía contra la Corrupción coordinó la captura de presuntos integrantes de una red, -trabajadores de esa institución, también están involucrados la esposa e hijo de García Silva- que adjudicó Q28 millones a una compañía que se vincula al diputado García Silva. Cuál es la intención de la fiscal general de seguir protegiendo a los corruptos, únicamente porque el primero, es miembro de un partido afín al desgobierno de Giammattei, y el segundo, es integrante del partido oficial.

El decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Da Vinci, Luis David Gaitán, iba a presentar una propuesta metodológica en la Comisión Postuladora buscando mejores elementos para que además del currículum y otras documentaciones, los aspirantes a Fiscal General, completaran en un formulario información relevante y sobre todo ampliar el espectro de los datos para conocer la trayectoria personal, la experiencia profesional y las vinculaciones familiares, laborales o económicas de quienes se postulen. Esto no le pareció a doña desconsuelo, porque sabía que a ella esa metodología la perjudicaba, y en menos que canta un gallo, se valió de que Gaitán no posee la maestría para evaluar candidatos, y en tiempo récord le dio trámite a una denuncia que presentó el indigno de Ricardo Méndez Ruiz, y la metodología ya no se conoció. Hasta que logró sacudirse a Gaitán, quien por dignidad –lo que usted no tiene- optó por renunciar a su cargo de decano.

Qué triste el papel que ha desempeñado como fiscal general y jefe del MP Consuelo Porras, lo más triste, es que prefiera que se digan toda clase de improperios, que se ridiculicen de su figura y de su persona, todo por su gran ambición de mantenerse en el puesto al cual desde hace ratos no dignifica, y para mayor vergüenza, que la hayan despojado de su visa de ingreso a los Estados Unidos de América, porque no es persona de confiar.

El mal durará mientras no llegue el bien, pero en algún momento llegará el bien, y cuando termine su período en ese cargo, no va a salir por la puerta de atrás, sino por el desaguadero del MP, y se dará cuenta que ni siquiera sus más cercanos lamebotas estarán con usted para defenderla. Qué tristeza doña desconsuelo, suficientes señalamientos contra usted, y que los llevará en la espalda durante su vida.