Hoy, la portada de uno de los periódicos de mayor circulación, confirma cómo la narcocleptocracia encabezada por Alejandro Giammattei, Sandra Torres, Zury Ríos y el Cartel de los Huistas volvieron a poner a trabajar su maquinaria para elegir una Junta Directiva en el Congreso afín a sus fraudulentos intereses.

Gracias al voto de 101 diputados aparentemente bien alineados, la alianza oficialista colocó a uno de sus alfiles (Shirley Rivera, considerada mano derecha de Allan Rodríguez) al frente del organismo legislativo en lo que se convertirá en el tercer año consecutivo al frente de esta entidad.

Lo anterior no habría sido posible sin la oportuna ayuda de dos contendientes por la presidencia de la república. Hablo de Zury Ríos y Sandra Torres, quienes muy oficiosas cuadraron a sus peones parlamentarios para que votaran a favor de la planilla oficialista, la primera aportó 8 votos y la segunda más de 30 (UNE), lo anterior fue vital para que los candidatos propuestos por el Pacto de Corruptos ganaran sin contratiempos la elección.

Obviamente nada es gratis en la vida para estas ambiciosas políticas quienes esperan de su alianza con Giammattei los favores necesarios para mantener con vida sus aspiraciones presidenciales en dos instituciones que podrían complicarles la existencia: La Corte de Constitucionalidad (CC) y el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

La elección de esta nueva Junta Directiva en el Congreso muestra cómo el Pacto de Corruptos intenta lavarse la cara presentando “nuevos” integrantes para sustituir a dos de sus representantes más desgastados: Allan Rodríguez y la diputada asociada al Cartel de los Husitas, Sofía Hernández.

Otro de los factores clave que ayudó en la recuperación de fuerzas del oficialismo, fue la caída en desgracia del diputado de TODOS, Felipe Alejos, quien este año perdió su visa al ser nominado en una lista del Departamento de Estado de EE. UU. que incluye a lo peorcito del hampa política del denominado Triángulo Norte.

Lo anterior hizo que el parlamentario Alejos cambiara su postura crítica con Giammattei y volviera a alinearse con el oficialismo en la desesperada búsqueda de evitar su caída. El bloque TODOS le otorgó 8 votos al oficialismo, cantidad similar a la ofrecida por el partido de Jimmy, FCN. La lista la cierran el partido de ideología narco, UCN, con 12 votos, cuyo líder está en el botiquín allá en el norte acusado de delitos vinculados al narcotráfico, la bancada BIEN (5 votos), el bloque VIVA (4 votos), Prosperidad Ciudadana (3 votos), dos votos de diputados independientes (ex integrantes de Victoria), un voto del PAN, un voto de CREO y otro de Podemos.