La PMT en sus retenes ilegales se inventa multas y nos coacciona a pagar en ese momento bajo amenaza de “consignar” nuestros vehículos. Ahora la SAT quiere que los gasolineros, que no tienen el poder coercitivo del Estado, no nos vendan gasolina y avisen a la policía para que se “consigne” el vehículo infractor.

Los cuidadores de carros nos cuidan los carros por las buenas o por las malas, si no se les paga destruyen los vidrios y agreden a los ocupantes. ¿Alguna diferencia en el actuar?

La Constitución  es clara clarísima. NO HAY IMPUESTO CONFISCATORIO. Ni multas de tránsito ni impuesto de circulación pueden privarnos del uso y disfrute de nuestros vehículos.

Funcionarios de tercera categoría abusivos e ignorantes, lean la ley…

Pero como este pueblo cabeza agachada a todo se acostumbra, ¡pues metámosela!