El pacto de corruptos sigue metiendo zancadillas en la carrera por la juramentación de Gloria Porras como magistrada de la Corte de Constitucionalidad (CC). La cúpula mafiosa sabe bien lo que está en juego y por eso utiliza todas las artimañas legales a su disposición.

Hace algunos días cuando el Consejo Superior Universitario (CSU) de la Usac presentó la documentación necesaria para acreditar a Gloria Porras, ante esto Allan Rodríguez, presidente del Congreso de la República pidió más información sobre los procedimientos legales que hay en contra de ella con el evidente objetivo de retrasar la juramentación de la togada en la máxima corte de justicia guatemalteca.

Ayer como cada lunes, la Junta Directiva del Congreso debió haber convocado a una reunión de jefes de bloque de las distintas bancadas para definir los días en que se realizaran las sesiones plenarias, sin embargo, extrañamente esta semana esto no ocurrió. Al ser consultado el departamento de comunicación del Legislativo sobre esta anomalía respondieron que aún no tenían información.

Es evidente que cuando sus oscuros intereses están en disputa la Junta Directiva y la alianza oficialista aceitan la maquinaria parlamentaria para que las cosas sucedan, pero cuando sus mezquinos intereses están comprometidos hacen todo lo que está en sus manos para retrasar la agenda.