El panorama es desalentador para la población guatemalteca que en días recientes ha visto cómo sus bolsillos son considerablemente afectados por las constantes alzas al precio de los combustibles. La situación se ha tornado preocupante luego de las declaraciones del ministro de Energía y Minas, Alberto Pimentel, quien lejos de tranquilizar a la población, vaticinó nuevas alzas en el futuro. Tampoco se descarta que el precio del gas propano sufra incrementos.

A criterio de Pimentel, el incremento en los precios del combustible está ligado a la alta demanda mundial de productos derivados del petróleo y la llegada del invierno a los Estados Unidos, la época fría provoca que la demanda de combustibles se incremente y esto repercute en el precio que asignan los países productores. En el último año, la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) reportó un incremento  en el precio del barril de crudo de más del 100 %.

En Guatemala, las gasolineras continúan reportando alzas y la variante en los precios con relación a la semana anterior refleja un incremento promedio de Q 0.90. Los precios del galón de gasolina son: Q31.30 (super), Q30.60 (regular) y Q26.80 (diésel).