SIN TAPUJOS

Se entienden como partidos políticos a las agrupaciones de contenido creadas para promover la participación de la ciudadanía en la vida democrática y contribuir a la integración de la representación nacional; quienes los conforman, coinciden en objetivos, valores, principios, intereses, enfoques y proyectos para ejecutar total o parcialmente en gobiernos democráticos de los países.

De acuerdo con nuestra legislación, el artículo 18 de la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP), establece que los partidos políticos legalmente constituidos e inscritos en el Registro de Ciudadanos, son instituciones de derecho público, con personalidad jurídica y de duración indefinida, salvo los casos establecidos en la presente ley, y configuran el carácter democrático del régimen político del Estado.

Stefano Bertolini lo define como un grupo de individuos que participan en elecciones competitivas con el fin de hacer acceder a sus candidatos a los cargos públicos representativos. Ramón Cotarelo lo define como toda asociación voluntaria perdurable en el tiempo dotada de un programa de gobierno de la sociedad en su conjunto, que canaliza determinados intereses, y que aspira a ejercer el poder político o a participar en él mediante su presentación reiterada en los procesos electorales.

En las democracias representativas, los partidos políticos son tan importantes que, precisan los programas y las ideologías que compiten en el ruedo político, combinan los intereses y las preferencias ideológicas; y por último, pueden funcionar como equilibrio de las decisiones gubernamentales. Esto es lo ideal que se busca en las organizaciones políticas, además que sean funcionales a modo que actúen como entidades de intermediación con la ciudadanía. Sin embargo, si analizamos a los partidos políticos existentes y por autorizar, no encuentro a alguno que establezca programas que compitan en el ruedo político, son agrupaciones constituidas por familiares y amigos del “líder” que en realidad es el dueño del mismo.

Realizan alianzas electorales a su conveniencia para llegar al poder, sin tomar en cuenta a los afiliados, a éstos únicamente les notifican los acuerdos que han realizado, pero no por medio de una identidad ideológica, sino por intereses personales (acceso al poder, hacer negocios, etc.) de los dirigentes. Hasta la fecha desconozco cuál es el ideario político que sustentan los partidos vigentes tanto de izquierda como de derecha, porque también estoy seguro de que carecen del mismo.

Fotografía de David Toro

En la actualidad estamos viendo que los partidos políticos que se encuentran alineados al Pacto de Corruptos son los que giran bajo la órbita del partido oficial, y conforme nos vamos acercando al evento electoral, algunos se irán desmembrando de esa alianza con el oficialismo, (Unionista y Valor), porque muchas veces prevalecen las ambiciones presidenciales, y prefieren separarse, aunque sigan siendo parte del Pacto de Corruptos.

Recogiendo el significado de un Tribunal Electoral: El Tribunal Electoral es un órgano especializado del Poder Judicial, encargado de resolver controversias en materia electoral y proteger los derechos político-electorales de los ciudadanos, es decir, de impartir justicia en el ámbito electoral.

¿Qué es y cuál es la función del Tribunal Supremo Electoral?

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de la República de Guatemala es la máxima autoridad en materia electoral. Es un órgano constitucional independiente de control político, por lo tanto, no está supeditado a organismo alguno del Estado.

Si examinamos por partes, vemos que el actual Tribunal Supremo Electoral, se sale de contexto de cómo debe ser y cómo debe actuar, porque es un órgano constitucional independiente (el subrayado es mío) de control político, por lo tanto, no está supeditado a organismo alguno del Estado (el subrayado es mío). Si vemos cuál ha sido el papel que han desempeñado los actuales magistrados, nos damos cuenta de que son unos borregos al servicio de unos partidos políticos como la UCN y la UNE, y no digamos cuando el mandatario con un par de gritos les da órdenes, hasta los deja temblando.

Fotografía de David Toro

Sin ir muy lejos, el TSE ha llamado la atención a ciertos supuestos aspirantes a la presidencia de la República, aduciendo que están haciendo campaña anticipada, pero cuando se trata de los partidos que están alrededor del oficialismo, se hacen prácticamente los pendejos. ¿Qué le han dicho al diputado Manuel Conde Orellana quien aparentemente es el gallo tapado del partido VAMOS, apareciendo en todas las inauguraciones con el gobernante? En ningún momento se han pronunciado a lo que está haciendo Miguel Martínez, -cercano al gobernante- quien ha aparecido muchas veces haciendo “aparentemente proselitismo” y acompañado de Manuel Conde, (secretario general del PAN), pero en realidad están realizando campaña electoral anticipada en pro de ambas candidaturas, sin que las autoridades electorales se pronuncien al respecto. Entonces vemos a un TSE timorato, sometido y subordinado al organismo ejecutivo.

¡NO NOS CALLARÁN!

Continuará…