Nelson Villatoro Escobar (“Charquito”) y su esposa Joselin Chacón Lobo (“Chispita”), una pareja que trabajaba como payasos sigue desaparecida luego de salir de su hogar a realizar un espectáculo en Escuintla el pasado el 9 de mayo.

Ayer en Amatitlán (su lugar de origen) unas 50 personas se concentraron para exigir su pronta aparición y la investigación correspondiente que dilucide los hechos. La pareja tenía su residencia en dicho municipio y sus tres hijos guardan la esperanza de reencontrarse con ellos pronto.

Según la madre de Joselin, sus últimos movimientos conocidos tienen que ver con el haber sido contactados para una presentación la noche del lunes 9 de mayo: luego de su presentación en Escuintla volvieron a la Ciudad de Guatemala en donde se les perdió el rastro. “Les dijeron que los pasarían trayendo en una parada del Cenma”, señala la madre.

«VIVOS O MUERTOS, PERO QUE LOS DEVUELVAN»

Una de las exigencias de los manifestantes ayer es la designación de un fiscal del MP específico para esta investigación. La consigna «¡Vivos o muertos, pero que los devuelvan» fue una de las más escuchadas durante la protesta que recorrió las calles principales de Amatitlán. La madre de Joselin agregó: «no aguanto esta incertidumbre de no saber dónde están, eso es lo que necesito saber, dónde están y que aparezcan ya».

Mientras las averiguaciones continúan y la expectativa de la comunidad continúa. Tres niños esperan a su madre en casa para darle el regalo del Día de la Madre que no pudieron entregar.

El Sindicato de Payasos de Guatemala convocó a una conferencia de prensa este viernes 13 de mayo frente a la Catedral Metropolitana para dar a conocer su postura oficial ante tan lamentables acontecimientos.