Este miércoles 30 de noviembre la Semana Santa guatemalteca fue inscrita como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en la Lista Representativa de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

Fotografía de Esteban Biba

La decisión de incluir a la máxima tradición católica guatemalteca en tan selecta lista se tomó durante la decimoséptima reunión del Comité Intergubernamental para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial celebrada en Rabat, capital de Marruecos, en África del Norte. Los 24 representantes elegidos entre los 180 Estados Partes en la Convención Patrimonio Cultural Inmaterial, aprobaron que la Semana Santa en Guatemala fuese inscrita de entre 56 candidaturas conocidas en la sesión.

“Expertos de todo el mundo estudiaron los elementos que componen a nuestra Semana Santa, logrando una histórica y emocionante votación, que reconoce el valor de una de las manifestaciones culturales vivas en todas las comunidades del país”, señaló Mario Maldonado, viceministro del Patrimonio Cultural y Natural, quien se dirigió al Comité.

Declarada como Patrimonio Cultural Intangible de la Nación en 2008, la Semana Santa de Guatemala es una fiesta cultural y religiosa altamente desarrollada en los 22 departamentos del país, con presencia de cinco siglos.

Con múltiples representaciones de la cosmovisión ancestral maya, afrodescendiente y mestiza, ha tenido gran cantidad de transformaciones que la configuran como la celebración que aglutina la mayor diversidad sociocultural de Guatemala.

“Todas estas manifestaciones culturales expresan la diversidad de valores que forman un crisol de las culturas guatemaltecas. Nos proporcionan identidad, sentido de pertenencia y conforman la expresión de nuestra esencia como guatemaltecos”, afirmó Felipe Aguilar, ministro de Cultura y Deportes, en la petición hecha al Comité.