Ya sé que ante el oído sensible de alguna porción de nuestra apreciable audiencia el titular de esta nota suena un tanto irregular, pero ilustra apropiadamente la situación de pánico que vivieron dos individuos que instauraron un cuadrilátero en un sector del cada día más peligroso municipio de Mixco.

Lo que parecía una tranquila mañana invernal de agosto en la zona 3 se transformó de la nada en una jornada de violencia ante el inminente asalto al que unos mequetrefes amigos de lo ajeno pensaban someter a un ciudadano que caminaba despreocupado.

El valiente y temerario ciudadano, probablemente cansado por el incesante acoso de la delincuencia, decidió enfrentar a los ladrones y según se aprecia en las imágenes captadas por una cámara de seguridad logró su cometido y conservó sus preciadas pertenencias.

A la ciudadanía guatemalteca le recomendamos siempre estar ojo al Cristo cuando caminen por las calles de la Ciudad del Futuro y cualquier cabecera departamental, en cualquier lugar uno puede ser presa de los amigos de lo ajeno que por lo general atacan a gente distraída.

A las autoridades del ministerio de Gobernación les solicitamos tomar cartas en el asunto para hacer más pacífica la convivencia en nuestro país.