Fotografía de Danilo Ramírez

Comienzo diciendo que le la protesta 21N logró en principio asustar y crear diferencias en cierto grupo del Pacto de corruptos, eso es un paso firme y un comienzo esperanzador para que el resto de organizaciones inconformes se sumen a la lucha; al ver a la junta directiva del congreso salir a decir que se suspende el trámite del presupuesto, “con la finalidad de mantener la gobernabilidad del país y la paz social” en un intento de apaciguar el ímpetu de la población y aun cayendo en una ilegalidad demostrando inescrupulosamente que ese grupo toma las decisiones a su antojo, después de que el presidente lanzara su carta democrática a una OEA fallida y avergonzada en los comicios de Bolivia y humillada y prescindida en las votaciones de Estados Unidos, sin mencionar que Daniel Ortega también jugó con la misma carta en Nicaragua, o sea, que al orquestador de todo esto, se le están yendo las cosas de las manos, en cualquier manera después de cuatro días consecutivos de protestas, respaldos superfluos del exterior (Guaidó, por favor, quién falta ¿Kim Young Un?) llamados de atención de otra parte del exterior, negativas de organizaciones que quieren lavarse las manos a tiempo; estaremos viendo cómo de a poco comienzan a caer uno que otro peón y alfil del Pacto de corruptos, el recién estrenado ministro de Gobernación, Gendri Reyes, el Director de la PNC, y una reina que es más que seguro que será sacrificada, el Centro de Gobierno, porque a diferencia de una población que despertó hace poco, esta estructura criminal es muy compleja y están muy bien organizados, están en el cenit de sus objetivos y son capaces hasta de sacrificar a cualquiera con tal de mantener su organización, a este orquestador Giammattei, se le está dando vuelta la tortilla, porque ya la población está cansada de que se burlen de ella y la agarren como pendeja.

Fotografía de Danilo Ramírez

Nosotros tenemos la rabia y ellos la organización

A diferencia del Pacto de corruptos que tiene cooptado todo un Estado, la población, organizaciones civiles, grupos contra la corrupción, etcétera, no estamos organizados a cabalidad, y ese es el flanco a donde apuntan los mafiosos, la división en estos momentos, nos está faltando unir fuerzas, crear un golpe sólido, sin fugas, he visto y escuchado a personas estar en contra de las manifestaciones, criticando desde la comodidad de sus casas, basándose únicamente de la información que obtienen en las redes sociales, otras organizaciones y personajes diciendo que debemos dialogar y presentar nuestras propuestas en asambleas incluyentes, mientras el presidente Giammattei les dio la respuesta en el análisis del presupuesto, ellos no van a incluirnos nunca y si lo hacen será solo para darle hilo al barrilete.

Ahora un punto muy importante, el minoritario grupo de diputados de oposición, está más unido que nunca, delante de las cámaras al menos, una bancada experimentada, tambaleante de la UNE que busca al menos no darle toda la ventaja a sus opositores, una diputada Evelyn Morataya que ante la ausencia femenina actual en la política, busca aventajar a Zury y Sandra, la bancada Semilla, la que resultó de las manifestaciones del 2015, nadando en sus aguas, y un Aldo Ávila adulado por Miguel Martínez, tienen la oportunidad de demostrar que desde adentro la población tiene un gran apoyo aunque es su obligación, quién quita que se les pueda recordar en la historia como los que hicieron las cosas bien, porque hasta el momento nosotros tenemos la rabia y ellos la organización y el poder.

Y al fin de tanto

La presión de parte de todos tiene que cesar hasta conseguir una buena Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP), una elección independiente y transparente de Cortes que sin chanchullos hagan cumplir la constitución, ya lo dijo sin dar tanto consuelo la Fiscal Porras, una reforma al cooptado sistema de compras y contrataciones, y por supuesto hay tanto por reformar para que al fin de tanto haya valido la pena todo lo sufrido de este país que al frente perdió dos ojos izquierdos y que muy dentro ha perdido a varios niños, niñas, ancianos y que después de tanto se han dado cuenta que si todo nos pela, las consecuencias serán más graves que una bomba lacrimógena en medio de una manifestación pacífica.