Esta semana, la Embajada de los Estados Unidos en Guatemala informó que la doceava Fuerza Aérea de ese país, encabezará el próximo ejercicio del Comando Sur de los Estados Unidos en Guatemala, desde mayo hasta agosto de 2021. Proporcionará entrenamiento conjunto y mejorará la preparación de ingenieros civiles, profesionales médicos y personal de apoyo de los Estados Unidos y Guatemala en técnicas de asistencia humanitaria. Los ingenieros militares estadounidenses también trabajarán lado a lado con las fuerzas militares guatemaltecas para renovar un sitio de entrenamiento en una base militar guatemalteca en Poptún, Petén. También médicos, dentistas y veterinarios militares estadounidenses trabajarán con socios locales del Petén. Se recordará que en esta base es donde se preparan los Kaibiles, tristemente célebres por su participación en las masacres del pueblo de Guatemala.

Desde la década de los años 60, el Pentágono de los EE.UU., reorientó el programa de ayuda militar, para que sus fuerzas armadas, apoyaran a los ejércitos de América Latina, entre ellos el de Guatemala. Se aplicó como instrumento que llegara a la conciencia de la población, la acción cívica militar.  Esta consistió en el empleo del ejército, en proyectos que les permitieran acercarse a la población, como las labores de alfabetización, vacunación, construcción de caminos, e instalaciones sanitarias, auxilio en caso de desastres, etc. En las operaciones de Acción Cívica, participaban especialistas del ejército norteamericano, asesorando a los oficiales guatemaltecos para que estos aprendieran, garantizando que los programas se aplican bien y se cumplieran los objetivos programados.

Fue la época de los Golpes de Estado, y los regímenes que los gringos instalaron en el poder, y se sostuvieron por medio de la intimidación y mediante el asesinato masivo. Construyeron la carretera Interamericana, que va desde Alaska hasta la Patagonia, con el propósito de movilizar de manera rápida sus fuerzas armadas y mantener el control militar del Continente americano, y construyeron bases aéreas en varios países, entre ellas Guatemala, para facilitar los vuelos de sus fuerzas aéreas. Invirtieron muchos millones en ganar el apoyo de las sociedades americanas, por medio de la Acción Cívica.

En Guatemala, como en América Latina, los EE.UU., desarrollaron la Estrategia de la Contrainsurgencia, convertida en una política de Estado, para eliminar al movimiento revolucionario. La “Acción Cívica”, fue utilizada para neutralizar y lograr el control político y militar sobre la población, “ganando sus mentes y corazones” y poniendo cara bonita, con el propósito de arrebatarle el apoyo que las comunidades brindaban a los insurgentes, y para hacer frente a la amenaza externa que en ese entonces fue la Unión Soviética.  Fue la época en que el ejército repartía polenta, granos básicos, trastos de cocina, impulsaba campañas de vacunación, campañas de dentistas, etc.

Por el año 2000, cuando el país había salido de la guerra, el ejército norteamericano quiso consolidar su control y hegemonía sobre el país. “Fuertes Caminos y Bellos Horizontes” tuvo lugar en el norte del país, principalmente en el departamento de Petén, para lo cual el Congreso de la República aprobó el ingreso de las tropas norteamericanas. En dichas actividades conjuntas construyeron escuelas, se perforaron pozos mecánicos para la extracción de agua y se realizaron jornadas médicas y odontológicas. Se desarrollaron ejercicios conjuntos entre las tropas del Comando Sur, de los EE.UU. y el ejército de Guatemala, con el propósito de desarrollar la confianza mutua y brindar servicio a la población guatemalteca.   Estos ejercicios conjuntos formaron parte de un plan trazado por el Ejército norteamericano en el área centroamericana y el ejercicio buscó entrenar a los reservistas norteamericanos en “movilización, logística, seguridad y construcción vertical”.

La presencia de militares extranjeros en el territorio guatemalteco, es una clara amenaza a la soberanía del país. Un ejemplo de ello, se produjo cuando oficiales norteamericanos utilizaron en 1960, el territorio nacional para entrenar a los mercenarios que invadieron Cuba por Playa Girón. En esa oportunidad los militares norteamericanos tomaron el control del ejército guatemalteco, razón por la cual, jóvenes oficiales encabezaron un levantamiento militar contra el régimen de Miguel Idígoras Fuentes y fue uno de los motivos que dio inicio a la guerra de guerrillas en Guatemala.

El verdadero propósito de la presencia del ejército de los EE.UU., en territorio guatemalteco, consiste en mantener el control de la región, meter al ejército guatemalteco en sus planes, en un momento en que su hegemonía se encuentra en peligro y en un momento en que necesitan consolidar sus aliados para continuar las agresiones contra Cuba, Venezuela y Nicaragua, así como arrebatar el control sobre Bolivia y Ecuador.  Sin existir guerra, aún se aplican las estrategias de la contrainsurgencia, como la Acción Cívica Militar.