Así quedó la ranfla de Arzú. El accidente ocurrió el 25 de abril del 2020.

En abril del año pasado, el nieto del Mono de Oro e hijo del excandidato presidencial Bobby Arzú, José Roberto Arzú Saravia, mató a una mujer en una mala maniobra automovilística en el kilómetro 15 de la carretera a la Hermana República Bukeleña —mejor conocida como el “municipio más grande de Jutiapa”—; una de las carreteras preferidas de la aristocracia guatemalteca e imitadores. Hoy el Juzgado Octavo de Primera Instancia Penal lo condenó, vía procedimiento abreviado, por el delito de homicidio culposo. La pena impuesta fue de cuatro años de prisión conmutables al pago de 5 pajarracos verdes diarios.

Pepe Roberto ya había pasado una feria al motorista que se fue shuco el día del accidente (70 mil en efectivo) y a los familiares de la homicidiada, por la cantidad de 500 mil pajarracos verdes, según informaciones del Ministerio Público.

El juez inquisidor asimismo resolvió la inhabilitación de sus derechos civiles y políticos, y quitarle la licencia de conducción el tiempo que dure la condena. No obstante, esto último, parece que a Arzucito no le fue tan mal, toda vez que es peor una buena calentadita en el tambo. El dinero es el verdadero dios de los guatemaltecos, por mucho que se coma pescado en Semana Santa.