La bazofia de obra heredada del gobierno de Jimmy Moralejas —la peor administración desde la firma de la paz—, conocida jocosamente por el populacho como el “Derrumbamiento de Chimaltenango”, ha sido un blanco especial de la Fiscalía contra la Corrupción. Las investigaciones apuntan ahora al exjuez, también implicado en el caso Comisiones Paralelas 2020, Mynor Mauricio Moto Morataya, por la posible comisión de delitos de cohecho pasivo, incumplimiento de deberes y retardo de la justicia.

El exjuez Mynor Mauricio Moto Morataya, en una de sus últimas apariciones públicas antes de que se le declarara prófugo de la Justice League. Fotografía de Fernando Chuy

Según el tatascán de la fiscalía anticorrupción, Stuardo Campo, Moto pudo haber recibido una jugosa mordida en efectivo por parte de los implicados, cuando aún se desarrollaba la audiencia de primera declaración indagatoria de este vergonzoso caso.

Todo parece indicar que así fue, dado que Moto favoreció con un auto de falta de mérito a 16 personas sindicadas por la Fiscalía, y concediendo medidas sustitutivas a Jorge Alfredo Tejada Argueta, vicepresidente de Constructora Nacional SA (Conasa), y a Carlos Enrique Figueroa Ravanales, representante legal de Renova Ingenieros SA.

Y la lista sigue, puesto que Moto es responsable de un retardo en la realización de actos propios de su función jurisdiccional, cuando el 30 de octubre del 2020 “se requirieron autorizaciones judiciales para solicitar información bancaria, así como a otras entidades públicas y privadas, en relación a las personas vinculadas a la investigación antes descrita, y pese a haber autorizado parcialmente los requerimientos de la Fiscalía, retrasó la entrega de los Oficios Judiciales por 40 días dentro del plazo legal de la investigación que él mismo había fijado, lo cual ocasionó un serio perjuicio a las actividades investigativas desarrolladas por la Fiscalía, así como a la Administración de Justicia en general” (Fiscalía contra la Corrupción).

Fotografía de Fernando Chuy

Moto tampoco resolvió un recurso de reposición planteado por parte de la Fiscalía en contra de una decisión del exjuez con que pretendía obligar al Ministerio Público a realizar actos no correspondientes a su mandato, los cuales fueron solicitados por parte del acusado Tejada Argueta, señalo el MP.

Parece que Moto anda metido en varios clavos, así que no le conviene salir de su escondite. Ha de vagar por los extensos dominios de la creación divina con el estigma de ser achichincle de las numerosas mafias de su país. Mejor si nadie lo reconoce en la calle.