El Ministerio de Salud de esta república bananera, reconoció esta semana que hoy sí ya se les fue de las manos la ola de contagios por la Covid-19.

La Comisión de Previsión y Seguridad Social del Congreso, citó a la la viceministra administrativa de Salud, Nancy Pezzarossi, para que les explicara qué onda con la situación de la pandemia, pero nunca se imaginaron una respuesta como la que recibieron: “Se nos ha salido de control”.

Como ha sucedido continuamente durante el gobierno de Lord Ivermectina, la mejor respuesta cuando se le cuestiona a los funcionarios sobre el descontrol de la pandemia, es echarle el muerto a las personas por la ola de contagios. Lo mismo hizo Pezzarossi este fatídico lunes: «Si yo vivo en un municipio rojo, yo sé que no debo celebrar una boda esta semana y que la puedo celebrar con 10 personas en el lugar y siguiendo los aforos respectivos, y no, siguen las actividades sociales».

La defensora de la salud de la PDH, Zulma Calderón, da un promedio diario de contagios entre los 1,500 y 1,800 casos. Empero mas sin embargo, especula que esta cifra podría ser mayor… dado que en en varios centros asistenciales se ha reportado carencia de pruebas para detectar del horrible virus que azota el país.

Durante la citación, el tatascán de bloque de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Carlos Barreda, criticó que no se implementen medidas de restricción debidas.

Pezzarossi reconoció lo que ya se sabía de antemano: hay hospitales, como el del Parque de la Industria y el de Villa Nueva, que ya sobrepasaron su capacidad y carencia de medicamentos en varios centros asistenciales.

Sólo faltaba que si hubieran preguntado a la viceministra si piensa que es un buen momento de entregarnos al pánico, respondiera fríamente: “yo diría que sí”.

En fin que las cosas no tardan en ponerse color de hormiga.

Fotografía de José Orozco