¡DE USTED DEPENDE MEJORAR SU VIDA!

Hemos hablado sobre la Mipyme pero la micro y pequeña empresa son empresas formalmente ya establecidas, pero ¿qué hay de los pequeños emprendimientos? cómo hacer realidad la idea, el sueño de un negocio si no se cuenta con el capital por mínimo que este sea. Hoy compartiré con ustedes alguna información sobre las microfinanzas que sostienen los emprendimientos.  Debemos diferenciar las instituciones serias dedicadas a otorgar pequeños créditos para el autoempleo de la actividad que realizan los usureros y aquellas empresas que han usurpado el espacio para aprovecharse de la necesidad del emprendedor y lo que están haciendo es desaparecer estos negocios por las tasas de interés insoportable que llegan al 10% diario.

En nuestro país existe una cantidad elevada de instituciones de microfinanzas y se aglutinan en redes, tales como: La Red Nacional de Microfinanzas, la Cámara de Microfinanzas, la red Fasco, ASINDES y otras que aglutinan varias instituciones.  Estas organizaciones en su mayoría están constituidas como ONG´s surgieron a partir del establecimiento del primer gobierno democrático, después del período del Conflicto Armado Interno a mediados de los años ochenta. Con el apoyo de la cooperación internacional se recibieron donaciones que hizo que emergieran un sin número de instituciones que se dedicaron a impulsar los emprendimientos especialmente en las áreas rurales y liderados por mujeres.

La principal característica de estos programas era que no sólo se otorgaban los créditos sino la institución tenía la obligación de proporcionar asistencia técnica o capacitaciones a los usuarios de los mismos, con ésta práctica se aseguraba que el emprendedor aprendería a administrar sus finanzas y a hacer crecer su emprendimiento, sin embargo a partir del año dos mil, comenzaron a mermar las donaciones y se convirtieron en créditos con tasas blandas, eso cambió la forma de operar de estas instituciones: se fue eliminando la asistencia técnica hasta que actualmente ninguna proporciona asistencia técnica a sus clientes y operan casi con las mismas prácticas del sistema bancario, enfocados en una garantía real que respalde el crédito en lugar de asegurarse de la unidad productiva o sea el negocio.

Las microfinancieras son un motor fundamental en el desarrollo económico local en el interior del país, están presentes donde el servicio de la banca formal jamás llegará, sólo por mencionar una pequeña parte de la importancia de éstas instituciones les comparto algunos datos de la Red Nacional de Microfinazas -REDIMIF- según lo publicado en la revista de la Red Centroamericana de microfinanzas REDCAMIF, al cierre del año 2020. De acuerdo a la información de 15 asociadas que conforman una red de 240 sucursales distribuidas en gran parte del territorio nacional donde se atienden a 266,723 clientes que conforman una cartera de USD 314.2 millones. Del total de clientes, el 79.3% están ubicados en el área rural y 70.3% son mujeres. Básicamente son 6 actividades económicas a las que le destinan los créditos:

La importancia que tienen estas instituciones es que activan la economía sostenida por mujeres, generan empleos y autoempleos pero más importante aún, es que la responsabilidad y disciplina de las mujeres en la administración del negocio y del dinero hace factible que la familia cambie su condición de vida, las pequeñas ganancias se invierten en alimentación, salud y educación para sus hijos, esta práctica para mí es la expresión de lo que llamamos desarrollo sostenido porque además no dañan su entorno.

Conoceremos más de estas actividades para que podamos entender y juzgar si los fondos que el gobierno de los EE.UU. y los que asigna el gobierno guatemalteco están destinados al impulso de las pequeñas empresas y emprendimientos.  Conocer estos temas, ¡de usted depende!

 

Fotografía de Esteban Biba