“Nos volvieron a quedar mal” dijo el presidente sobre la llegada de un lote de vacunas que se tenía prevista para este mes a través del mecanismo COVAX.

Fotografía de Edwin Bercián

Luego de que las autoridades del ministerio de Salud en compañía del presidente Giammattei anunciaran con bombos y platillos el Plan de Vacunación Covid-19 en Guatemala parece que nada está saliendo como se tenía previsto.

“El sistema Covax había anunciado para finales de abril, y ahora nos pasan para mayo. Dicen que van a traer 700 mil dosis, de la marca AstraZeneca y Pfizer” dijo el cada vez menos popular presidente de la República durante una conferencia de prensa.

Ahora las esperanzas de la cada vez más escéptica ciudadanía guatemalteca se concentran en la vacuna rusa. La Sputnik V, que en un principio había sido despreciada por nuestro gobierno, al final fue adquirida en generosas cantidades (16 millones de dosis).

COVAX es un mecanismo de colaboración mundial para un supuesto acceso equitativo a las vacunas contra la COVID-19, pero usted apreciable lector ya sabe que los poderosos siempre son chuchos y les fascina acaparar. La invitación es a no entrar en pánico.