El 11 de octubre se reconoce a nivel mundial como el Día Internacional de la Niña, una fecha en donde se impulsa el desarrollo de las niñas y se evidencia la importancia de promover distintas políticas que beneficien a este sector, uno de los más vulnerables del país.

Las niñas en Guatemala siguen viviendo en contextos que violentan sus derechos más fundamentales: acceso a educación, vivienda, salud y recreación, pero cuando hablamos de violencia los datos resultan aún más dramáticos. Según un reporte reciente del Ministerio Público (MP), actualmente hay 43 niñas desaparecidas que tienen activada la alerta Alba-Keneth.

Los perfiles de las niñas y adolescentes desparecidas incluyen desde bebés que tienen menos de un año hasta adolescentes con 17 años que desaparecieron en los primeros 10 días de octubre. Entre ellas está Griselda Lares Bajxac a quien vieron por última vez el sábado 9 de octubre en la colonia El Milagro, zona 6 del municipio de Mixco.

Las estadísticas relacionadas con la salud sexual tampoco son alentadoras para las niñas guatemaltecas, según el Observatorio de Salud Reproductiva (OSAR), entre enero y junio del presente año se reportaron más de 57 mil embarazos en mujeres de 10 a 19 años: Los datos más perturbadores corresponden a 2737 embarazos en niñas entre los 10 y 14 años.