El presidente de la república bananera, Alejandro Giammanetti (AKA “Lord Ivermectina”, AKA “el presidente de los 54 salarios mínimos mensuales”) participó en el acto protocolario de implementación de la Fuerza de Tarea de Interdicción Aérea, Antinarcótica y Antiterrorista (FIAAT).

En la actividad participó el malvado ministro de Gobernación, Gendri Reyes; el viceministro, Fernando Rodas De León; el embajador del imperio gringo, William W. Popp, y el director de la Sección de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley (INL), Hugo Guevara.

La Fuerza está integrada por Gobernación y el Ministerio de la Defensa Nacional (MDN). Su objetivo es dizque darle de baja vía aérea al transporte de las deliciosas drogas sudamericanas. También dar apoyo a operativos terrestres para el decomiso y destrucción de cultivos de droga.

“El narcotráfico es una amenaza que debe ser enfrentada transnacionalmente, tiene dimensiones gigantes, y Guatemala al ubicarse en el centro de las Américas hace que nuestro territorio sea una de las zonas más afectadas por el tráfico de drogas”, dijo Lord Ivermectina.

El seudo mandatario explicó que se estima que el 90 por ciento de las drogas sudamericanas pasan por las repúblicas bananeras centroamericanas antes de llegar a la nariz del imperio.

“El flagelo del narcotráfico y el crimen organizado constituyen una de las amenazas más grandes para nuestro país, pero también para la región. Sus efectos adversos impactan en la economía, la salud, el tejido social y la seguridad nacional e internacional (…) Hoy reconocemos la importancia de la FIAAT, como un esfuerzo interinstitucional para el fortalecimiento de la lucha antinarcótica en Guatemala a través del desarrollo de operaciones aéreas y terrestres, mediante la capacidad del personal y una flotilla de helicópteros que fueron donados por Estados Unidos en 2013”, dijo inteligentísimamente Giammanetti.

Este turbio negocio genera miles de millones de dólares anuales, que posteriormente son lavados en los sistemas financieros que fortalecen a grupos “terroristas”, mencionó el presidente, sin especificar qué carajos entiende por grupos terroristas, y sin dar ejemplo de alguno de estos.

Por su parte el embajador gringo, William W. Popp, dijo que están “muy orgullosos de la unidad FIAAT, ya que en menos de un año ha participado en 40 cursos técnicos y ha recibido diez licencias aeronáuticas. También ha contribuido en las comunidades afectadas por las tormentas, desarrollando más de 100 misiones aéreas entregando ayuda humanitaria”.

Hugo Reyes señaló que actualmente se ha finalizado la fase de capacitaciones de los pilotos de la Fiaat. A través de la unidad se dará una respuesta supuestamente más eficaz a todas aquellas aeronaves que incursionan ilegalmente en el territorio.

Al parecer todo va a pedir de boca para que el flagelo del narcotráfico se elimine en un par de meses… Por supuesto tal cosa no va a pasar, porque sabemos que la militarización del país en nada ha ayudado al respecto, y que más bien, los militares guatemaltecos, la CIA y la DEA, controlan el flujo de narcóticos en el país. Guatemala cuenta con suficientes estructuras represivas como para acabar con el narcotráfico, si así lo quisiera; el problema es que el narcotráfico es precisamente controlado por el Estado. El Estado nada más hace como que lo combate, pero eso, ya sabemos todos que no es así. Por eso da risa cuando salen con estas pajas de actos protocolarios…