Hoy se cumplen 3 años desde que unos magistrados impostores continuaron “impartiendo justicia”. La constitución es terminante: el periodo es de 5 años.

La ley de la carrera judicial es contundente: los magistrados pierden su calidad al vencimiento del periodo.

 

¿Cuál es la parte que no se entiende?

La Corte de Constitucionalidad (CC) tiene la respuesta: expulsar del ordenamiento jurídico la sentencia que provocó este caos. Ya lo hicieron con la sentencia que le permitió a Ríos Montt ser candidato presidencial .

¡Ya existe precedente!

Así los diputados pueden elegir a cualquier pelón en una sola sesión, sin limitaciones.

 

¡Se acabó la excusa diputados!

Corte de Constitucionalidad, la responsabilidad de retornar al mandato y orden constitucional está en sus manos.