Hace unos días se dio a conocer por el Departamento de Estado de EE. UU. un listado de actores corruptos y antidemocráticos en Guatemala, la famosa lista Engel actualizada, la cual incluye ahora a figuras que no sorprenden a nadie, pero que si deja vacíos de personajes que aún no han sido agregados y que por ahora respiran aliviados al ser omitidos. Hasta el momento el silencio de Manuel Duarte Barrera, magistrado de la Corte Suprema de Justicia y Néster Vásquez Pimentel, magistrado de la Corte de Constitucionalidad, confirma su participación en los hechos que se les implican, saben que no tienen solvencia ni pruebas para dar la cara a la población reclamando su inocencia ante los fuertes señalamientos internacionales; si la lista no se traduce en persecución penal contra los señalados, si con base en pruebas o indicios, no se procede a las investigaciones necesarias, los señalados por la lista solo lamentarán no poder tomarse fotos con Mickey Mouse.

Lamentablemente tenemos la certeza de que mientras Consuelo Porras esté al mando del MP, cualquier acto turbio, cualquier movimiento ilícito que sea realizado por algún funcionario público, militar, o empresario que tenga el carné de integrante del pacto de corruptos, no implicará ninguna persecución penal. La hasta ahora subestimada Fiscal General, ya anda demostrando la capacidad que realmente tiene, por supuesto para mantener impune las trastadas que este grupo criminal anda cometiendo; convirtiéndose así en una de las principales actoras que mantienen cooptado todas las instancias del Estado, que ha dejado que las personas más vulnerables, la clase trabajadora, los que han sobrevivido con sus negocios familiares, los pequeños y medianos empresarios se vayan al carajo. La que mantiene al personal médico en precariedad y calamidad constante, sin sueldo, sin vacunas.

La muerte de los más de 9000 guatemaltecos a causa de la pandemia, tiene responsables directos, es una burla sin precedentes que el canciller Pedro Brolo y el Procurador General de la Nación, Jorge Luis Donado, desconozcan el contrato, que se excusen de manera tan infantil respecto a su pasividad con lo que a todas luces es un negocio ilegal que juega con la vida de millones de personas.

Y ante todo esto, la lista Engel, la falta de vacunas, la descarada manera de incumplir con sus responsabilidades en la función pública; tenemos un presidente ausente, inútil, deficiente en sus acciones, mal calificado nacional e internacionalmente, incompetente y fracasado, que lo más memorable que podría hacer en su administración y por su país sería renunciar, porque en estos momentos ya será recordado como lo que él mismo dijo que no quería, ¡un hijo de la gran puta más!