La bandera guatemalteca tal y como la conocemos en la actualidad fue autorizada en una fecha como la de hoy, pero hace 150 años, pocos días después de haber triunfado la gesta revolucionaria encabezada por Justo Rufino Barrios. Habiéndose decretado que el día de la bandera fuera precisamente cada 17 de agosto. Pocos saben esto, porque este y otros emblemas han sido poco impulsados entre la población.

La bandera, el escudo y otros símbolos patrios fueron apropiados por la institución castrense, cuyos integrantes la usan en todos sus actos sean públicos o privados, pero debe recordarse que esa apropiación es indebida, no debieran ser de ellos sino de todo el pueblo, tampoco se debe olvidar que precisamente ellos son los que menos solvencia tienen para hacerlo.

En estos 150 años la institución armada protegió a dictadores y criminales, provocó graves violaciones a los derechos humanos y además muchos de sus integrantes adoptaron una política de alianza con potencias extranjeras, habiendo vulnerado la soberanía nacional, durante mucho tiempo bajo la aquiescencia del ejército Estados Unidos hizo lo que quiso en territorio nacional.

Fotografías de Fernando Chuy

Permitieron que Guatemala fuera invadida por mercenarios que depusieron a un gobierno legítimamente electo que es desconocido por la misma institución, que ve como héroes a quienes violaron los derechos humanos, pero no a quienes de forma patriótica buscaron desarrollar al país a través de la justicia social en la propiedad y de acciones que garantizarían la absoluta independencia de potencias, específicamente de Estados Unidos.

El ejército se ha apropiado de los emblemas patrios y ha provocado que la población no se identifique con los mismos, pues muchos tienen la sensación de que esos símbolos no son de todos, sino solo de ellos.

Sería bueno que desde el Estado se promuevan los valores cívicos y el amor a la bandera, de tal forma que todos la sintamos nuestra, que la usemos en vehículos, oficinas y viviendas, ello elevaría el nacionalismo que tanta falta le hace al guatemalteco, para a partir de ahí avanzar en la construcción de la democracia.