He decidido participar en este proyecto, a raíz de la invitación que se me hiciera para escribir sobre la situación de los derechos cívicos y políticos de las mujeres en Guatemala. Tengo la idea de que a través de este espacio podamos de manera conjunta fortalecer los conocimientos acerca de las propuestas que buscan fortalecer los espacios de participación ciudadana de las mujeres.

Debemos recordar que las mujeres obtuvimos el derecho a votar en 1945, pero solo las mujeres alfabetas, fue hasta 1965 que Guatemala, reconoce el voto universal. Hemos pasado, más de medio siglo, esperando que algo cambie en el Sistema Electoral, que favorezca la representación de las mujeres en las diputaciones al Congreso de la República; en las alcaldías o concejalías de las municipalidades o en la Vicepresidencia y Presidencia del país; sin embargo, nada ha cambiado, pese a los innumerables esfuerzos realizados por organizaciones de mujeres y feministas, y otros actores de relevancia nacional  como el Tribunal Supremo Electoral[1]  o la Corte de Constitucionalidad.

No podemos olvidar que, en las Reformas Electorales, contenidas en el Decreto 26-2016, las y los diputados de la VIII Legislatura, dejaron fuera una de las reformas a la Ley Electoral y Partidos Políticos (LEPP) más importantes para fortalecer la democracia política guatemalteca, como la igualdad de oportunidades para mujeres y pueblos indígenas en el acceso a los cargos de elección popular.

Es importante que mencionemos que las mujeres representamos el 54% del padrón electoral. El aumento significativo de participación de las mujeres en el padrón electoral se registró en el proceso electoral del año 2011. Sin embargo, este aumento en el padrón electoral, no se reflejó en el acceso a las candidaturas, en las que únicamente el 17% fueron ocupadas por mujeres, para el proceso electoral del 2015 y para el 2019, de 35,288 cargos a elección popular; únicamente 7,295 fueron ocupados por mujeres lo que correspondió al 21% del total de candidaturas.

Por ello, diversas organizaciones de mujeres y feministas, hemos impulsado cambios en la normativa electoral para que esta incluya medidas de equidad para alcanzar la igualdad en la participación de hombres y mujeres, y de los Pueblos Indígenas. La Comisión de Asuntos Electorales del Congreso de la República debe dictaminar tres iniciativas presentadas: 5886 (Tribunal Supremo Electoral) 5833 (Diputado Rudio Lecsan Mérida) y la iniciativa 5893 presentada por varias diputadas. Estaremos pendientes de lo que pasa, y que no se planteen reformas regresivas.

Fotografías de Ban Vel

[1] En las dos propuestas presentadas sobre Reforma Electoral, al Congreso de la República, ha incluido los principios de Paridad, alternancia e inclusión de Pueblos Indígenas, no solo en las listas de postulación, sino en los órganos permanentes de los Partidos Políticos.