SIN TAPUJOS

Así lo manifestó la exmagistrada de la Corte de Apelaciones, Claudia Escobar, cuando el ex congresista del extinto Partido Patriota, Gudy Rivera recobró su libertad el 12 de agosto, gracias a que fue beneficiado con la libertad anticipada por parte de un Juzgado de Ejecución Penal. La exmagistrada se refirió así: “Los corruptos pueden dormir tranquilos gracias a la legítima y fraudulenta Fiscal General que no investiga y no se opone a procedimientos espurios. Consuelo Porras de forma descarada rescata a sus aliados delincuentes de la justicia, cómplice de corrupción”. Al pícaro del Gudy Rivera le faltaban dos años y medio para cumplir su condena. De agosto del 2020 a agosto del presente año el Sistema Penitenciario ha liberado a más de dos mil personas condenadas que han sido beneficiadas con la libertad anticipada por los distintos juzgados de Ejecución Penal.

Así vemos que el sistema de justicia está entregado en cuerpo entero a lo más puerco del país, haciendo de las suyas con el mayor descaro e impunidad.

La Corte Suprema de Justicia (CSJ), presidida por la impresentable y aliada a corruptos, Silvia Patricia Valdés, en varias oportunidades ha actuado arbitrariamente contra la destacada jueza de Mayor Riesgo “D”, Erika Aifán. Los magistrados de la CSJ denegaron las tres recusaciones interpuestas por Aifán en contra de Vitalina Orellana, Sergio Amadeo Pineda y Nery Medina, quienes fueron confirmados para conocer el antejuicio interpuesto por el exjuez y prófugo de la justicia Mynor Moto, quien busca que la jueza Aifán sea investigada por el Ministerio Público (MP), al considerar que ella cometió un delito al haber autorizado su orden de captura. A Erika Aifán le rechazan tres recusaciones y la vuelven a multar con Q 500 por la improcedencia de la recusación de mérito.

Erika Aifán, jueza de Mayor Riesgo D.

La jueza Aifán ha tenido que recurrir a demandar al Estado de Guatemala ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por las fuertes amenazas a su independencia judicial y seguridad personal, por parte de círculos muy influyentes que operan en el país.

Pero a toda esta porquería en el sistema de justicia se ha sumado la nueva Corte de Constitucionalidad (CC), para hacer alianza criminal con el Pacto de Corruptos, con la finalidad de demoler lo poco que pueda haber del Estado de Derecho, han reavivado los antejuicios contra los jueces decentes e intachables como Pablo Xitumul y Erika Aifán. Parece que hubiese vasos comunicantes entre todos los magistrados y jueces podridos, para dañar la buena imagen y labor de los distinguidos juzgadores. Los cuatro jueces de Mayor Riesgo Pablo Xitumul, Erika Aifán, Miguel Ángel Gálvez y Yassmin Barrios pidieron a Consuelo Porras que revisara las denuncias en su contra, pero doña desconsuelo no ha atendido las peticiones.

Nuevamente la CSJ de manera increíble no da trámite a la petición de retiro del derecho de antejuicio a la fiscal general Consuelo Porras, al inhabilitar un documento genuino de la FECI, y en la misma resolución ordena se investigue al matutino elPeriódico por publicar el documento donde el abogado y colaborador eficaz Marco Aurelio Alveño relató a la FECI, ya en época del actual jefe de la misma fiscalía Rafael Curruchiche, sobre supuestos arreglos y maniobras para beneficiar a cercanos al despacho superior del MP a cargo de la Porras a cambio de supuestas gratificaciones.

Silvia Patricia Valdés, magistrada de la Corte Suprema de Justicia y presidenta del Organismo Judicial. Fotografía de Edgar Pocón

Para variar, la resolución está firmada por los desacreditados magistrados Silvia Patricia Valdés, Nery Medina, Vitalina Orellana, Gustavo Dubón, Josué Baquiax, Sergio Pineda, Néctor De León, Noé Ventura, Benicia Contreras y Manuel Duarte. Por su parte las honorables magistradas María Eugenia Morales y Silvia García Molina razonaron su voto e indicaron que la CSJ no consideró ese supuesto documento como base para darle trámite a la solicitud de retiro de antejuicio contra la fiscal general, pero sí lo utilizó para iniciar indagación contra otros funcionarios, que pudieran estar involucrados de la extracción de este, por lo que consideraron de contradictoria la decisión, además que no se determinó de dónde provenía el documento. El voto razonado de la magistrada Morales no fue incluido en la resolución de notificación a las partes del proceso, únicamente el de la magistrada García Molina, otra patraña de la CSJ.

Por otro lado, la Sala Tercera de Apelaciones confirmó la sentencia que resolvió el Juzgado Décimo Tercero de Sentencia Penal absolviendo a José y Samuel Morales, hijo y hermano de Jimmy Morales, respectivamente, por el caso “Botín Registro de la Propiedad”, en donde los Morales recibieron el pago de unas canastas navideñas que nunca entregaron. En la audiencia únicamente se conoció el fallo de la apelación especial planteada por la defensa, y la Unidad de Impugnaciones del MP no apeló la sentencia favorable de los Morales y por ello fue ratificada en esa instancia. Otro de los favores que la Consuelo Porras ha pagado para continuar jefe del MP.

El malandrín y exdiputado Armando Escribá fue nuevamente beneficiado por los magistrados suplentes de la Sala Segunda de Mayor Riesgo, César Aníbal Najarro López, Noé Moya García y Gloria Dalila Suchité Barrios, ordenando a la jueza Erika Aifán otorgarle arresto domiciliario. Este pícaro de Escribá quien está acusado de cometer concusión en concurso ideal con fraude, lavado de dinero u otros activos y falsedad en la declaración patrimonial jurada. Estos mismos magistrados sinvergüenzas, el 12 de diciembre del año pasado decidieron anular el proceso penal y la prisión preventiva en contra del mafioso Escribá, pero tras un recurso legal planteado por la FECI la decisión fue revocada por la Cámara Penal de la CSJ y el proceso continuó en poder de la jueza Erika Aifán y Escribá en prisión, ahora lo vuelven a beneficiar con arresto domiciliario y pagando una ridícula fianza de Q100 mil, pues estos mafiosos magistrados consideran que no hay peligro de fuga ni obstaculización de la averiguación de la verdad.

Armando Escribá, ex diputado.

No está lejos el día en que veamos desfilar a todos los mafiosos saliendo de los penales libremente, burlándose de la población, y a los jueces y magistrados honestos ingresando a la cárcel por haber cumplido a cabalidad con su misión de legítimos juzgadores, porque la porquería está infectando cada vez más al país, y esa indolencia que nos ha caracterizado a los guatemaltecos, se está volviendo cada vez mayor. Los sinvergüenzas han sido tan hábiles que han confundido la magnesia con la gimnasia, una lucha frontal contra la corrupción, la han convertido en una diferencia ideológica entre izquierdas y derechas, cuando todos sabemos que entre ambos bandos hay de corruptos e incorruptos. La juventud está decepcionada, y en su mayoría no quieren saber más de lo que sucede, y no quieren seguir participando, porque saben que el Estado está cooptado por el Pacto de Corruptos, y contra ello no se puede hacer nada. Mientras tanto los deshonestos pueden dormir tranquilos.