¡DE USTED DEPENDE MEJORAR SU VIDA!

En la edición recién pasada compartí la visión y preparativos que el Estado mediante sus instituciones, está realizando por el bicentenario de independencia. No obstante, el acontecimiento histórico es interpretado de distintas maneras de acuerdo al lado en que se encuentra el analista o según la profundidad del análisis histórico-político contrastado con la realidad socio-económico actual.

Es por ello que voy a compartir una interpretación peculiar del compositor quindiano Ancizar Castrillón, en el poema que escribió para la celebración del bicentenario de la independencia para el proyecto Andino Histórico 1810 – 2010 “CANTO A LOS PRÓCERES”.  Encontré que esta interpretación concuerda en mucho con la visión de los analistas indígenas y analistas indigenistas para describir la realidad en el marco del bicentenario de la independencia:

“¿De qué me están hablando yo me pregunto? Si van doscientos años de sueños truncos, de qué bicentenario me están hablando, si el látigo tan sólo cambió de mano. Los que nos conquistaron… nunca se fueron si hasta en algunas plazas de nuestros pueblos, les hicieron estatuas, bustos y templos, que para nada cuentan sus atropellos.

La historia no ha cambiado en doscientos años, en nuestra propia tierra somos extraños, se robaron el oro y nuestras riquezas y a cambio nos dejaron solo pobrezas, luego llegaron otros… lobos hambrientos, le inventaron colores al pensamiento, le enseñaron al pueblo que había que odiarnos y entre rojos y azules fuimos muriendo. La patria… la patria ha estado herida desde el comienzo, la fe nos la impusieron con miedos nuevos, con credos y con cruces nos doblegaron, los otros a la fuerza nos desplazaron.

Los que nos conquistaron que no se fueron, nos siguen conquistando por otros medios, hoy ya no usan corazas, petos ni yelmos, han refinado el modo de someternos. Los otros solo miran con complacencia como el pueblo se ahoga entre la miseria, esos conquistadores que hoy son modernos no olvidan la avaricia de sus ancestros, y con una consiga en su pensamiento parece que dijeran… vamos por el resto. Los otros con nuestro propio consentimiento, hace doscientos años que están mintiendo, ya no importan colores, ni sentimientos… se ha vuelto arcoíris nuestro azul cielo. Ser honesto, hum no cuenta, para ser sincero sólo importa la forma de hacer dinero, entre conquistadores y lobos hambrientos los unos del pasado y otros modernos, poco a poco la patria se están llevando, por eso… es que hoy pregunto con tono extraño: ¿de qué bicentenario me están hablando?

En la próxima edición conoceremos la interpretación y análisis de los pueblos indígenas más radicales sobre este acontecimiento, con el único propósito de que usted haga su propia conclusión, porque la forma de interpretar y de celebrar el bicentenario de la independencia, ¡de usted depende!

Fotografía de David Toro Escobar