El diputado oficialista Allan Rodríguez en una de sus últimas apariciones como presidente de la Junta Directiva del Congreso de la República de Guatemala se despidió presentando una iniciativa de ley que beneficiará a veteranos militares que ofrecieron sus servicios a la patria durante el conflicto armado interno.

Rodríguez fue acompañado durante la presentación por otros parlamentarios (Manuel Conde Orellana, Duay Martínez) y algunos presidentes de las Comisiones del Legislativo (Mario Azurdia, Napoleón Rojas y José Alejandro de León).

Han pasado apenas un par de meses desde que un grupo de ex militares hiciera bochinches en el Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala que desencadenaron en la destrucción y quema de mobiliario y vehículos dentro del edificio Legislativo. No obstante, Rodríguez y un grupo de diputados presentaron este jueves el proyecto de ley denominado Programa del Servicio Ambiental, que estipula un beneficio económico de Q60 mil para los veteranos militares que integren el referido programa.

El todavía presidente del Congreso justificó este beneficio económico aduciendo que, con este, los veteranos tendrán la oportunidad de continuar sirviendo al país en el rescate de recursos naturales. Si ustedes amable audiencia se preguntan de dónde saldrá el dinero para pagarle a estos señores y pensaron que provendrá del Presupuesto General de la Nación, están en lo correcto.