Ayer en el Congreso de la República se aprobó con 100 votos a favor el Decreto 11-2022, ley que tipifica delitos como seducción y chantaje sexual a menores de edad a través de internet. La propuesta fue presentada por el diputado oficialista Maynor Mejía Popol.

Las reformas aprobadas en el Código Penal tipifican como delitos la seducción y el chantaje sexual a menores de edad a través de medios tecnológicos (redes sociales, correo electrónico, mensajes de texto, sitios de chat, etcétera). Las penas serán más severas y aumentadas en dos terceras partes cuando la víctima sea un niño, niña o adolescente con incapacidad cognitiva o volitiva.

Los cibercriminales han encontrado nuevas formas de cometer delitos en contra de menores de edad partir del desarrollo de nuevas tecnologías y sus herramientas, pero ahora tendrán que pensárselo dos veces ya que el Congreso de la República consideró actualizar la normativa relacionada a los “ciberdelitos” cometidos en contra de niños y adolescentes.

La llegada de la pandemia Covid-19 a nuestro país incrementó exponencialmente el tiempo que los menores de edad pasan conectados a internet a través de dispositivos tecnológicos. La necesidad de estudiar y comunicarse con otros a falta de otros tipos de entretenimiento ha dejado a este sector de la población vulnerable ante los ataques de adultos que contactan a menores para solicitar fotos o videos con contenido sexual y después realizan chantajes para no hacer público dicho contenido.

Con esta reforma fue añadido al Código Penal el artículo 190 Bis, que tipifica como delito la seducción a niños y adolescentes a través del uso de tecnologías de información con penas de 6 a 12 años de prisión a aquellos adultos que usen cualquier artimaña, engaño, presión o amenaza con la finalidad de obtener material con contenido sexual o pornográfica.