El legado nefasto de Allan Rodríguez, expresidente de la junta directiva del Congreso de la República de Guatemala sigue manifestándose. Esta vez a través de una solicitud presentada ante el Ministerio de Finanzas durante sus últimos días al frente del Legislativo donde se pide que ya no se publique la planilla del Congreso en la página Guatenóminas.

Recientemente el Ministerio de Finanzas envió una carta al Congreso para pedirle el reconsiderar la decisión tomada a último minuto por Rodríguez, sobre desvincular sus registros de personal de Guatenóminas.

Es oportuno recordar que la rendición de cuentas debería ser una de las prioridades en los organismos del Estado de Guatemala y este tipo de decisiones constituye un firme retroceso en materia de transparencia.

Distintos sectores han calificado dicha acción como poco transparente y promotora de actos de corrupción. Quienes más han alzado la voz a la hora de mostrar su desacuerdo son los bloques de oposición en el Congreso.

Al ser consultada sobre dicha decisión, la nueva presidente del Congreso, Shirley Rivera se hizo el quite y señaló: “yo me estoy enterando hasta este momento, parece que fue una resolución de la anterior Junta Directiva”. Tras varios escándalos relacionados con plazas fantasmas el Congreso parece querer verle la cara de mula a la ciudadanía promoviendo acciones poco transparentes. Este año el presupuesto de dicho organismo asciende a Q845 millones.