FOTOGRAFÍA DE DANILO RAMÍREZ
El pleno del Congreso de la República aprobó ayer de urgencia nacional una ley temporal que faculta a los centros educativos públicos para deshacerse de toda la chatarra acumulada en sus instalaciones. El decreto alcanzó el consenso de la mayoría de parlamentarios fácilmente, quienes ven en la normativa una oportunidad para ofrecerle mejores condiciones a los estudiantes que este ciclo escolar volverán a las aulas bajo el sistema híbrido (presencial y en línea).
La ley recién aprobada permitirá que las escuelas e institutos se deshagan por fin de escritorios oxidados, pizarrones en mal estado y archivos que nunca serán reparados y solo ocupan espacio, entre otro tipo de chatarra acumulada durante años que será dada de baja en el inventario.
La encargada de dar dicha autorización a los centros educativos será la Dirección Departamental de cada región por medio de su Departamento Financiero. A través de  un acta administrativa los directores deberán enumeran los bienes que serán retirados y documentar los mismos a través de fotografías.

Fotografía cortesía de la Procuraduría de los Derechos Humanos