La imagen del Ministerio Público debe pasar necesariamente porque se hagan esfuerzos por reducir la impunidad para ello será indispensable que se establezcan mecanismos de coordinación interinstitucional, para que trabajen conjuntamente ministerios, secretarías y organismos del Estado, de esa manera podría reducirse esas cifras que se encuentran arriba del 95%.

No necesariamente esta eficiencia debe ser para la totalidad de los crímenes, sino debiera establecerse algunas prioridades que podrían estar centradas en los males que aquejan a la población:

 

  1. Homicidios que han aumentado consideradamente en los últimos seis meses y que vuelven a alcanzar cifras de hasta 30 muertos por cada 100 mil habitantes, de no frenarse este incremento Guatemala podría volver a ser uno de los países con mayor violencia en el mundo.
  2. Violencia intrafamiliar y crímenes contra mujeres. Actualmente son pocos los avances para reducir estos crímenes y la mujer se ha convertido en el grupo social más vulnerable.
  3. Sicariato y asaltos desde motocicletas que provocan que haya zozobra entre los automovilistas, que cada día se enfrentan con mayor frecuencia a estos criminales, que parecería actúan con total libertad, sin el temor a ser detenidos.
  4. Se estima que la totalidad de los comerciantes tienen que pagarle a las bandas que operan en mercados y colonias. Estos criminales pasan dejando una nota para el cobro e incluso nombran a quien se encargará de recaudar ese dinero, estos delitos ocurren siempre bajo la amenaza de que quien no pague se enfrentará a las represalias del grupo delincuencial.

 

Es comprensible que el Ministerio Público requiere de la presencia de los otros dos operadores de justicia, me refiero a la Policía Nacional Civil y al Organismo Judicial, por lo que sería importante que frente a la investigación haya una respuesta sólida en la detención de los delincuentes y luego un proceso judicial transparente en que se sancione a quien haya cometido un crimen contra la población.

Brindando respuesta social frente a estos actos delincuenciales será posible que se logre conquistar la simpatía de la sociedad, debido a que los habitantes se percatarán del interés que podría existir de parte de las instituciones encargadas de la justicia.

Por último el MP debe evitar que por las relaciones que se tienen con grupo que promueven el odio y la impunidad la justicia vaya a parcializarse.