SIN TAPUJOS

Está circulando una iniciativa de ley de revocatoria del mandato, para que la misma sea introducida en el Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP), esta acción que está lanzando la organización «Fuerza Ciudadana», se ha pensado que sea a nivel de la LEPP por ser esta una legislación de rango constitucional, y a partir que la propia Constitución Política de la República de Guatemala, establece que todo lo relativo a materia electoral, debe ser regulado por la LEPP.

Hay algunas opiniones de abogados que creen que esta iniciativa se debe insertar en la Constitución, sin embargo, se han observado las dificultades que podría llevar adelante una reforma constitucional, y más de este tipo, que despojaría la comodidad del mandato a los tres poderes del Estado, y que debe ser sometida a una Consulta Popular, que sería un camino muy dificultoso, especialmente en las actuales condiciones en que nos encontramos.

Por el momento nadie se ha expresado sobre una base constitucional que así lo demande, algunos mencionan el artículo 184 constitucional, pero este se refiere a que el mandato presidencial no se puede prorrogar más del tiempo fijado que es de cuatro años, y no puede estar en el poder un segundo más de lo establecido.

En una entrevista en Emisoras Unidas en el programa A Primera Hora, estuvieron presentes 4 abogados, uno de ellos se manifestó a favor de esta figura, pero se inclinó más a que debe ser a nivel de una reforma constitucional. También se hizo mención que, de ser así, era necesario someterla a una Consulta Popular, que está establecida en nuestra Carta Magna y debe ser a petición del Congreso o la Presidencia.

Fotografías de Edgar Tuy

 

La revocatoria del mandato es un derecho político ciudadano

La revocatoria del mandato ya existe en varias legislaciones, y hay algunas que tienen más de cien años. Poco se conoce sobre esta figura del mandato, pues hay quienes creen que cuando se dice que el gobernante es mandatario, creen que es porque manda o tiene poder, pero no es así, el mandato que se otorga al presidente, vicepresidente, diputados y corporaciones municipales es una ordenanza que le trasmite el pueblo a través del voto, y la revocación es un procedimiento que permite a los votantes remover a un funcionario electo de su cargo antes de que concluya su período. Entonces la revocatoria del mandato es para evitar que los funcionarios electos tengan un cheque en blanco y que crean que pueden hacer lo que se les da la gana, y como están seguros de que no se les puede remover, gobiernan a su sabor y antojo, haciendo sus fechorías a espaldas del pueblo.

La revocatoria del mandato es un derecho político, por medio del cual los ciudadanos pueden dar por terminado la representación que le han delegado a un gobernante o a un alcalde, y se fundamenta en el principio de soberanía popular. La revocatoria de mandato es una manera por la cual la ciudadanía puede dar por finalizado el período para el cual fue electo, mediante votación o por recolección de firmas.

La revocación de mandato tiene como función demandar eficiencia, honestidad y honradez en los gobernantes, de lo contrario si no cumplen con esas exigencias se le da un hasta aquí al ejercicio desatinado de su gobierno. No podemos seguir tolerando que los mandatarios se sigan burlando del pueblo, y peor aún, que se las quieran llevar de muy autoritarios a sabiendas de que son un fiasco en su cargo.

Es loable la iniciativa que está llevando a cabo el grupo Fuerza Ciudadana, porque contribuye a poner en orden la estructura gubernamental, y hacerles ver a los funcionarios electos, que la soberanía del país radica en el pueblo, y que no estamos dispuestos a seguir tolerando más agravios de nuestros asalariados, porque eso son, pagados con altos sueldos producto de nuestros impuestos y no es justo que mal desempeñen su trabajo.

A mis lectores les pido que nos sumemos a la iniciativa de Fuerza Ciudadana, que no se dejen engañar por grupúsculos y netcenters que dicen que este es un movimiento promovido por izquierdistas, pues así es como lo han querido destacar, este es un movimiento nacionalista en donde los guatemaltecos honrados, trabajadores y honestos, buscan poner límites a los abusos de nuestros empleados electos y que son bien remunerados.