La sorpresiva captura del periodista José Rubén Zamora, director de elPeriódico, el viernes 29 de julio, en medio de un desgastante y maratónico allanamiento, vino a confirmar los oscuros presagios que pesaban sobre el Estado guatemalteco y su vertiginosa metamorfosis en una narcocleptodictadura bananera.

Fotografía de Ameno Córdova

Acusado por los delitos de lavado de dinero, intención para lavar dinero, chantaje y tráfico de influencias, el panorama para Zamora y la ciudadanía guatemalteca en general se pinta bien peludo y color de hormiga.

Según la información más reciente proporcionada por Gerson Ortiz, jefe de redacción de elPeriódico, las cuentas de la empresa han sido congeladas a solicitud de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (Feci). Ortiz megáfono en mano aseguró frente a la Torre de Tribunales que continuarán realizando su labor periodística en la medida de lo posible. ¿Cuánto tiempo resistirán los empleados y periodistas esta situación?

El proceso judicial emprendido en contra del jefe de jefes de elPeriódico está y estará presumiblemente lleno de chanchullos y sombras. La audiencia de primera declaración de Zamora programada para este lunes primero de agosto fue suspendida. La Feci dice que el caso está bajo reserva y la defensa del periodista ha solicitado acceso al expediente, pero no hay modo.

La ciudadanía ilustrada presume que la gota que derramó la paciencia del gobierno de Giammattei fue la publicación en elPeladero de la nota titulada “La fábula del Principito que lo quería, todo, todo, todo”. Es muy probable que dicha publicación haya servido como catalizador para acelerar las acciones emprendidas por el Ministerio Público (MP) en contra de Zamora.

Obviamente este es un arrebato autoritario del gobierno actual, un zarpazo más en contra de la casi siempre somnolienta ciudadanía guatemalteca que parece no indignarse con nada y así como ocurrió con la a todas luces fraudulenta elección en la Universidad de San Carlos (Usac) en donde resultó rector el ex decano de Humanidades, Walter Mafiariegos, la captura de Zamora es una demostración de los atropellos que están dispuestos a cometer los funcionarios y achichincles que hoy maman de las arcas del Estado como garrapatas.

Ahora la audiencia de primera declaración de Zamora se celebrará el miércoles 3 de agosto a las 14:00 horas. Cualquier cosa, ahí miran si se organizan. ¡Siempre sobres!

 

Fotografía de Ameno Córdova