SIN TAPUJOS

El lunes de la presente semana se “eligió” a la tercera junta directiva de Congreso de la República para el período 2022-2023. A nadie sorprendió la forma en cómo quedó integrada la nueva porquería que dirigirá la junta directiva con legisladores inmundos que se prestaron a realizar turbias negociaciones entre Alejandro Giammattei, Zury Ríos y Sandra Torres.

Esta alianza viene desde que se inició el desgobierno del doctor Timo Chenko con el narco partido UCN de Mario Estrada, UNE (ala de Sandra Torres), VALOR de Zury Ríos, y los partidos del Pacto de Corruptos TODOS del nefasto Felipe Alejos, PAN de Manuel Conde Orellana, FCN-Nación.

Lo decepcionante no es cómo quedó integrada esa fraudulenta junta directiva, sino que nuevamente el pícaro de Giammattei a través de Miguel (alias Miguelito) Martínez, metió las manos en el Poder Legislativo, lo cual constituye prácticamente un golpe de Estado técnico contra ese alto Organismo del Estado, aunque Yamaneti se llene la boca en decir que es respetuoso de la independencia de los tres poderes del Estado, es todo lo contrario, pues ha metido las manos también en el Ministerio Público, en la Contraloría General de Cuentas y ahora en el IGSS.

Entre Allan Rodríguez y Shirley Rivera -la recién electa presidente-, no existe ninguna diferencia, pues esta ha sido su lugarteniente en todos los asquerosos negocios que se han hecho en el Congreso. La nueva junta directiva va a estar integrada casi con los mismos dipucacos que han estado en las dos directivas de la actual legislatura, hay algunos cambios, pero los partidos son los mismos.

Si la electa presidente Rivera, cree que con estar agradeciendo a Dios por haber sido electa y estar leyendo pasajes de la Biblia va a cautivar al pueblo de Guatemala, está muy equivocada, le recuerdo que el Estado es laico y no necesitamos que nos estén leyendo pasajes bíblicos, como tampoco que el Yamaneti siga bendiciendo a los guatemaltecos y a Guatemala, porque esas sus bendiciones son del mal.

Los pactos espurios siempre han existido, no es de extrañar lo que se hace en esa pocilga del Congreso, y por ello la mala fama equivocada que se tiene del político, porque aparte es el politiquero que solo viendo qué trances realiza para sus aviesos fines. Pero los actuales legisladores han rayado en lo más absurdo y descarado de burlarse de la población, han caído en lo más cínico de querer aparentar ser personas de bien, cuando lo que verdaderamente manifiestan es ser unos trúhanes de la politiquería.

Qué triste ser un utensilio de toda la inmundicia y que uno venda su dignidad –si es que la tienen- por unos cuantos quetzales, porque se conjetura que recibieron Q500 mil cada uno de parte de Allan Rodríguez y de Miguelito, pues todos esos mezquinos dipucacos que votaron por la “planilla ganadora” seguramente están acostumbrados a comer en una bacinica, y ahora ven su oportunidad de salir de su desgracia económica, no les importa lo que se diga de ellos, no les importa lo que sus hijos, nietos piensen de ellos a cambio de una cantidad de dinero, la cual se les va a revertir en nada, porque el dinero mal habido, nunca va a tener buenos réditos.

Ahora pueden reír y burlarse de la gente honesta, pero ese su triunfalismo no les va a durar mucho, porque cuando caigan y sean rechazados por todas direcciones, su desgracia va a ser mayúscula, y recuerden, el que ríe de último, ríe mejor.