El Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) así como el de Trabajo (DOL) de los grandiosos y excesivamente solidarios Estados Unidos, postearon una norma temporal que le da derecho de visa temporal a 22 mil pobres gentes del tercer mundo con tal de que vayan a ser explotados en el sector “no agrícola” en las entrañas del imperio. 6 mil de estas visas reservadas para nativos del salvaje Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador). Los gringos creen probable que los patronos sufran un daño irreparable si se diera la ausencia de esa mano de obra barata.

La asignación suplementaria de visas H-2B consiste en 16,000 visas disponibles solo para los trabajadores H-2B que regresan de uno de los últimos tres años fiscales (2018, 2019 o 2020) y 6,000 visas para ciudadanos del Triángulo Norte, que están exentos del requisito de retorno de los trabajadores”, dijo el Servicio de Ciudadanía e Inmigración del Imperio, agencia del Departamento de Seguridad Nacional.

La norma conjunta de hoy ayuda a las empresas estadounidenses y aborda la necesidad de una sólida protección de los trabajadores”, dijo Alejandro Mayorkas, secretario del DHS.

Es la primera vez que se hace una vaina de este tipo en la Jaula de Oro, en cumplimiento del presidente Joe Biden y la vicepresidenta, Kamala Harris para ampliar las vías legales de protección a los migrantes, que al fin de cuentas son el motor del imperio.

Desde el 25 de mayo, los explotadores elegibles que hayan completado un sondeo del mercado laboral en los USA para verificar que no hay trabajadores dispuestos a hacer el trabajo sucio de temporada que nadie quiere hacer, pueden presentar el Formulario I-129, petición para un trabajador no inmigrante y así buscar personal H-2B adicionales. Deben presentar una declaración con su petición para demostrar que su centro de explotación podría estar en peligro ante la ausencia de mano de obra migrante.

Según Samantha Power de Usaid:“Las visas H-2B permiten a los trabajadores no agrícolas en ocupaciones y sectores con escasez crítica para trabajar legalmente en los Estados Unidos por un período de tiempo limitado (…) La acción de hoy se basa en el compromiso de la Administración Biden-Harris por fortalecer la economía de los Estados Unidos, mejorar las vías legales para la migración y abordar las causas fundamentales de la migración irregular desde Centroamérica”.